El principal derecho de la ciudadanía es el empleo, y el principal problema de los antequeranos y antequeranas es la falta de empleo. Si nuestros vecinos y vecinas no encuentran trabajo, nuestra ciudad se tornará cada vez más triste. Más pobre. Si los empresarios y los emprendedores no encuentran oportunidades en Antequera, se acabarán yendo. Y nuestra ciudad será más triste. Más pobre. 
 
Antequera no puede permitirse ni un día más que 4.804 de sus vecinos no tengan empleo. 696 parados más desde que gobierna en nuestra ciudad el Partido Popular es, más allá de una promesa rota, un fracaso para cualquier gobierno. 
 
Si los ciudadanos nos otorgan su confianza el próximo 24 de mayo, los socialistas tenemos la obligación de coger la sartén por el mango y darle la vuelta a esta situación. Lo primero será forjar un gran Pacto Local por el Empleo, que unifique a los agentes sociales, políticos y empresariales de nuestra ciudad con un único fin: crear puestos de trabajo. Es tiempo de invertir en empleo para los que no lo tienen y en facilidades para aquellos que desean crearlo. Lo demás puede esperar.
 
Por mucho que hayan oído o leído en estos últimos cuatro años, el Ayuntamiento, como administración más cercana, debe ser el primer impulsor de medidas para la creación de puestos de trabajo. La excusa de que un Ayuntamiento no puede crear empleo viene de boca de aquellos que han impulsado la reforma laboral y han agitado sin piedad la tijera de los recortes. 
 
Los socialistas, en materia de empleo, hicimos, hacemos y haremos. Mientras quede un sólo parado o una sola desempleada en nuestra ciudad; a su lado siempre habrá un socialista que le ayude a conseguir una ocupación. El Ayuntamiento socialista de Antequera pondrá todos los medios disponibles para luchar contra el desempleo. Si soy el próximo alcalde, tengan seguro que así será.