Para gestionar bien un Ayuntamiento, las instituciones, necesariamente, tienen que colaborar entre sí. Si éstas se dedican a ponerse trabas y a la confrontación, se crean problemas innecesarios. La ciudadanía se merece, por un lado, que sus representantes trabajen y piensen en su bienestar y, por otro, que el enfrentamiento entre partidos quede relegado a segundo plano.
 
Tenemos la obligación de darnos cuenta de la importancia de aunar esfuerzos y de trabajar conjuntamente para dar una respuesta eficaz al compromiso asumido con la sociedad, y el Partido Socialista es consciente de ello. 
 
Proyectos como la inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial del Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera necesitan de la colaboración interinstitucional y, usar esos momentos para hacer política, es deleznable.
 
El Partido Socialista quiere marcar sus prioridades desde ya. De ahí que nuestro candidato, Javier Duque, ya esté demostrando su interés en colaborar con todos los organismos que sean necesarios, ya sea la Junta de Andalucía, el Gobierno Central, o la Diputación Provincial, y siempre independientemente de su color político.
 
Duque así lo ha demostrado, y ha empezado su labor con la Junta de Andalucía, manteniendo una reunión con el consejero de Deporte y Turismo, Luciano Alonso, el pasado fin de semana,  para tratar diferentes temas relacionados con el turismo y el deporte local.
 
Manuel Barón, en cambio, ha demostrado en estos cuatro años, que no está por la labor de trabajar en esa dirección, y ha priorizado siempre a favor del enfrentamiento entre los distintos organismos como mecanismo para hacer política.
 
Primero hay que pensar en los ciudadanos, trabajando por y para ellos. Ya después, en segundo plano, que empiece el debate.