Las nefastas políticas del PP en Antequera y en España, le están ocasionando una pérdida de votos tal, que se ha “tirado al monte”. Rajoy, jefe de Barón, prepara una Reforma Electoral sin el consenso de las demás formaciones en un intento desesperado de retener alcaldías.

Con esa Ley gobernará el municipio la lista que logre un 40 por ciento de apoyos y saque al menos 5 puntos al segundo partido. De no obtener ese porcentaje, se celebraría una segunda vuelta, en que se enfrentarían los dos candidatos más votados.

Aplicando esta reforma prevista, el alcalde de Antequera sería socialista. Ahora bien, las municipales del 2015 ofrecerán registros distintos a las pasadas Europeas.

Si este “golpe a la democracia”  se abre camino es conveniente plantearse algunos supuestos por ejemplo: ¿Qué pasaría en una segunda vuelta? 

Las formaciones  pequeñas sin opciones, se verían obligadas  a decir a sus fieles que apoyaran al alcalde del PSOE o del PP sin tapujos y eso tiene un coste político.

Llegado a este punto, de pedir el voto para otros ¿por qué no hacerlo antes? Un programa común ayudaría a confluir a nivel mínimamente regional sumando posibilidades de éxito. ¿Es ésta una oportunidad de buscar la unidad? Sin duda. Otra cuestión es que exista o no voluntad de conseguirla.

La aparición de grupos  sin clara ideología aumenta la confusión y la  dispersión del voto y por tanto hacen el juego a la derecha.  Personajes que andan entre dos aguas no solamente se les mojaran los “gayumbos” si no que pueden ahogarse.

El “pucherazo” electoral que prepara el PP es otro motivo más para que los ciudadanos retiren la confianza a un partido que llegó mintiendo, y desde el minuto uno ataca al Estado de Bienestar. Antequera no se merece sufrir más. Es tiempo de reflexión y de cambio. Ahí os espero.