El Centro de Exposiciones FIAP de la Agrupación Fotográfica Antequerana (AFA) con sede en calle Carreteros, 8 acogió el viernes 7 de febrero, la inauguración de la exposición ‘Etiopía: ortodoxia inmóvil’ del artista malagueño Manuel Viola en la que estuvieron presentes el teniente de alcalde de Seguridad y Tráfico, Ángel González, así como el presidente de la Asociación Malagueña de Fotografía, Antonio García Redondo; miembros de la Corporación Municipal y socios de la Agrupación Fotográfica Antequerana (AFA).

Pero antes, se procedió a la entrega de premios del concurso fotográfico de la IV Quedada de Fotógrafos de la Federación Andaluza de Fotografía en la que se recibieron 127 fotografías de 44 autores. El primer premio recayó en José Antonio Grueso Perogil, de Granada,con su fotografía “El Museo”; el segundo fue para Raúl García de Paredes Espín, de Úbeda (Jaén) con su fotografía “Bares, que lugares” y el tercero para Jesús Mendoza Torres, también de Úbeda (Jaén) con su fotografía “Noche en El Torcal”. Por último, el Premio de Honor Canon recayó en Cristóbal Trujillo Sánchez, de San Fernando (Cádiz), con su fotografía “Mirador de las ventanillas”. 

El jurado estuvo formado Lorudes Gómez, Pilar Les y Antonio Espárraga. La entrega de premios, en la cual se proyectó un vídeo con la totalidad de las fotografías proyectadas, contó con la presencia del presidente de la Federación Andaluza de Fotografía, Jerónimo Villena.

La muestra ‘Etiopía: ortodoxia inmóvil’

Tras la entrega de premios se procedió a la inauguración de la muestra ‘Etiopía: ortodoxia inmóvil’. Una  selección de 30 instantáneas realizadas por Manuel Viola durante los últimos cinco años en torno a las comunidades de fieles de la iglesia ortodoxa instaladas en el norte de Etiopía. Viola ha viajado en cuatro ocasiones a esa zona del país africano, una de las más devastadas por la pobreza en todo el planeta. Aquí los vecinos de Lalileba, de las inmediaciones del Lago Tana o de Mekele lucen sus modestas mejores galas en misas que a menudo empiezan a las cuatro de la madrugada en iglesias excavadas en la tierra seca.

Una muestra muy realista donde se recogen diferentes matices que mezclan pobreza, religiosidad y fatalismo en la zona del norte de este país, donde la mencionada práctica religiosa ortodoxa tiene su mayor expresión en el continente.  Sin duda, sus imágenes cuentan historias con solo observarlas. La exposición puede visitarse hasta el jueves 27 de febrero, de lunes a viernes en horario de 19 a 21 horas.

Un autodidacta, Premio Nacional de Fotografía

Manuel Viola, que se inició en el mundo de la fotografía de forma autodidacta a los 12 años, ha participado en más de sesenta exposiciones desde 2009, ha comisariado cinco y tiene en su haber un gran número de premios y publicaciones, además ha obtenido el Premio Nacional de Fotografía de la CEF (Confederación Española de Fotografía) 2019.

Más información, edición impresa sábado 15 de febrero de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).