La vida del actor de comedia Javier Vallespín continúa a velocidad de vértigo y sin parar de trabajar. Tras la gira de invierno donde tanto Vallespín como Medina se han recorrido todo el país con su obra ‘Qué mala suerte tengo pa tó’, el jueves 4 de julio comenzaron la de verano con una nueva versión de la exitosa ‘Dos hombres solos sin punto com ni ná’ a la que han añadido ‘Versión 2.0’. 

Esta vez en La Cochera Cabaret en la conocida Avenida de Los Guindos de Málaga donde están de jueves a domingo desde las 21 horas durante todo el verano hasta el 15 de septiembre.Una obra donde Javier Vallespín y Manolo Medina vuelven a garantizar las risas en una adaptación de ‘Dos hombres solos sin punto com ni ná’: “La nueva obra ha tenido muy buena acogida en la que ofrecemos cosas nuevas y hemos dejado lo que ya funcionaba... Ahora hablamos de las obras del Metro de Málaga, como le llamamos nosotros ‘el medio Metro’... Han entrado personajes nuevos, aunque están muertos porque no cobran y muchas sorpresas más, no te voy a hacer ‘spoiler’ porque no tiene gracia”.

Después del verano, a partir de septiembre el trabajo continúa para la pareja de cómicos: “Supuestamente seguiríamos con la obra de ‘Qué mala suerte tengo pa tó’ y comenzaríamos el viernes 20 de septiembre en Torrox y luego iríamos a Lugo, Córdoba, en las Canarias, Montilla, Cádiz, Alcantarilla en Murcia, Ávila, Santaella...”. “De momento nos quedan cuatro fechas para cerrar noviembre y cerrar así el año. Gracias a Dios tenemos mucho trabajo”, explica a nuestro periódico el actor de comedia antequerano Javíer Vallespín.

Seis años muy intensos dedicado al humor

Ya son seis los años que Javier Vallespín lleva dedicado por entero a lo que realmente le apasiona: hacer reír a la gente. Aunque han pasado muchas cosas durante este tiempo, Javier se queda “con la gente que cuando concluye la obra te lleguen diciendo por ejemplo que se la ha muerto un hijo con 17 años en un accidente de moto y que hoy se han reído contigo... Ahí queda en un segundo plano el dinero, la comodidad, estar cerca de casa... Y como yo he vivido esto, pero sin tener un problema grande, a esta gente ¡imagínate...!” 

La vida del artista en general es una pura incertidumbre, ya que tan pronto estás en lo más alto que en otros momentos estás abajo. Javi Vallespín nos hace balance: “Hacer balance es muy difícil, pero te quedas con lo que te dice la gente de cómo he madurado, de cómo marco los tiempos, cómo sin hablar haces reír a la gente... Esto lo comparo con mi niña, a mi niña la ven unos amigos de dos años en dos años dicen que cómo ha crecido, pero como yo la veo todos los días no lo noto, esto pasa igual”. 

“En lo personal quizá te podría decir que estamos a gusto y no nos falta el trabajo, algunas veces se llena y otras veces no tanto, aunque no sabemos por qué. Nosotros decimos que hay un mosquito que unos días pica y le gente va el teatro, pero si el mosquito no pica la gente no va... No entendemos porqué pasa esto, pero es así”, añade Javier Vallespín.Un actor de comedia, humorista y monologuista de nuestra tierra que no para de crecer y evolucionar como profesional y por supuesto como persona. 

Más información, edición impresa sábado 13 de julio de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).