Levantó a la gente y lo hizo recordando a aquellos que lo dieron todo por la supervivencia del Carnaval de Antequera, que hoy en día disfrutamos. El pregonero Manuel Rodríguez García ha dado este viernes 1 de marzo toda una lección, rememorándose a los orígenes del Carnaval y colocando en el lugar que se merecen a aquella gente que fue capaz de sacarlo a la calle en los momentos más difíciles.
 
Una cita que comenzó a las 20 horas en el Teatro Torcal de Antequera, en el que Rodríguez también quiso hacer alusión a sus primeros disfraces y a sus viviencias con el Carnaval. Antes de él, actuó la chirigota “El yanqui andalú” y, para finalizar la noche, la chiriparsa “¡La paga y vámonos!”. La gala estuvo conducida por Olga Montemayor y Laura Morente, de la Asociación Cultural Antequera Teatro.
 
Emocionante noche la que vivió Manuel Rodríguez con su Pregón, siendo presentado antes de pisar las tablas por su mujer Encarnación Parejo, quien calificó a su marido como alguien “cercano, afable”. Las primeras imágenes sobre el telón fueron del Angelote de la ciudad, hablándole a los antequeranos y repasando los monumentos más característicos: “Todo de todos lo sé. Desde aquí arriba se ve todo lo que desde abajo no queréis ver”.
 
Rodríguez quiso hacer un merecido homenaje a todos los grupos de amigos que, luchando año tras año, lograron mantener nuestra fiesta. Por ello, dedicó un espacio para hablar de los anteriores pregoneros, dedicando también sus palabras a su familia.
 
Habló de sus orígenes: “Vengo de una honrada y humilde cuna. Nací en calle Rastro”, rememorando sus primeros carnavales: “Mi padre, cuando llegaba carnaval siempre nos decía que no nos vistiéramos de máscaras, pero mi madre olvidaba eso y nos decía: ‘Que tu padre no se entere’. Los niños de calle Rastro nos íbamos a Pasillas y después a las Peñuelas”, dijo.
 
Del Carnaval, su origen y el futuro de la fiestaAntequera, remarcó el pregonero, “tuvo antes un glorioso Carnaval en calle Toronjo y aquellos copleros que se atrevieron a un carnaval que se ha prolongado hasta hoy. Quiero pregonar mi carnaval, el vivido por los antequeranos desde el 78, el primero que pudimos vivir en libertad”.
 
Dijo que el primer carnaval en Democracia “lo trajeron los socialistas en 1983 con dos Pedro rojas, que decía celebrar el primer carnaval permitido en la Plaza de, San Sebastián”. La primera aparición en escena fue de un disfraz de Pantera Rosa: “Este fue mi primer disfraz. Mi amigo Joaquín me lo dejo hace 37 años y hoy me lo ha vuelto a prestar”.
 
Así mismo, especial protagonismo tuvieron las agrupaciones musicales, hablando del inicio de las Murgas: “Se llevaron todos los premios los de Archidona”. Posteriormente, su hermano José Rodríguez salió al escenario, ante una divertida y particular escena, vestido de traje clásico: “Parece que fue ayer cuando estuve aquí. Yo me llamo don Ildefonso De la Torre y Lope de Gabarra”. Cantó un pasodoble.
 
Habló del certamen de comparsas, añorando el año 89, con “récord de actuaciones”. Recordó Fuentemora, Campillos y Matagrande, también a sus colegas Cayetano Romero y Juan Carlos Rodríguez y a un grupo de mujeres, que quisieron dar un homenaje en el escenario.
 
Reivindicó la “quema del mollete”: “¡Alcalde, que habéis hecho con el mollete, para algo que había de original!”. En los 2000 “se evapora el certamen de comparsas”, pero llega un concurso de disfraces que confiesa que ganó junto a sus amigos “cuatro veces seguidas”.
 
Durante su pregón, recordó el Carnaval en el Ayuntamiento, la Calzada y la Alameda. Sin duda, habló de la Chiriparsa y finalizó reivindicando el valor del Carnaval: “He querido pregonar esta fiesta que se nos iba y venía. He querido hacer un homenaje”. Más información, edición impresa sábado 9 de marzo de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).