Aunque en teoría podría tener un alto riesgo de Covid-19, existe un tanto por ciento muy reducido de contagios en las clínicas dentales por lo que se puede afirmar que son espacios muy seguros, ya que siempre han contado con unas estrictas medidas de seguridad que se han intensificado en estos tiempos de pandemia. 

Hablamos con el odontólogo José Manuel Torres, quien dirige la conocida Clínica Dental Torres en calle de La Tercia, de cómo está afectando tanto la primera como la segunda ola de contagios en las visitas de sus pacientes: “A diferencia de la primera ola lo que estoy notando ahora es que la gente le ha perdido el miedo, aunque no el respeto.  Ahora lo ven como algo habitual”. 

“En la primera ola cuando tuvimos que cerrar y nos quedamos únicamente para urgencias, la verdad es que eran verdaderas urgencias. Sin embargo ahora hacemos un servicio esencial y mantenemos el horario de lunes a viernes de 10 a 13,30 y de 16,30 a 21 horas”, añade Torres. 

En cuanto a las medidas higiénicas continúan “con las que teníamos y que llevamos  haciendo toda la vida. Hemos pasado por épocas de sida, hepatitis... y para nosotros no ha supuesto un gran cambio”.

Sobre la situación económica y laboral, el doctor Torres afirma: “Está claro que los problemas económicos que surjan nos afecta porque por ejemplo un paciente que esté trabajando en la hostelería y lo pongan en un ERTE y en el peor de los casos lo despidan, a nosotros nos afecta porque ya tendrá otras prioridades. A nosotros nos llegan algunos casos y los ayudamos en la medida que podemos”.

Sin trabas para hacer su visita al dentista

La logística es uno de los aspectos que sí que ha cambiado en la clínica: “Con esto de las restricciones perimetrales y los confinamientos y el horario de cierre de los comercios a las 6 de la tarde, lo que estamos haciendo es justificante de desplazamiento a todos nuestros pacientes, porque como no sabemos qué es lo que va a pasar,  nadie tenga problema  por acudir a nosotros”.  

“En las consultas se está haciendo de todo: cirugía de implantes, ortodoncias, empastes, endodoncias... Vemos que la gente acude más concienciada y están respondiendo bien”, concluye. Sin duda, Clínica Dental Torres sigue aportando la confianza y seguridad que sus pacientes necesitan en estos tiempos difíciles.

El futuro para todos
“Médicamente se nos abre una puerta a la esperanza con las vacunas, pero está claro que no debemos de bajar la guardia porque hasta que la acuna no sea algo que esté absolutamente implementado y tengamos nuestro calendario de vacunación y lo tomemos como una gripe más, hay que mantener los cuidados extremos. Dentro de estas vacunas pueden que sean eficaces a la cepa sobra las que las han hecho, pero no a una mutación de la misma y por eso debemos intentar no transmitir más”, finaliza Torres.