Aunque al principio de la pandemia se les consideró un servicio esencial, en la actualidad el sector de la peluquería atraviesa uno de sus peores momentos y reivindica la bajada del IVA hasta el 10  por ciento. 

Uno de los afectados por toda esta situación, como otros muchos, es el establecimiento Rojas Peluqueros regentado por el profesional José Antonio Rojas con el que hablamos de cómo esta crisis sanitaria está afectando al negocio: “Se transmite el miedo que tiene la gente a salir y a meterse en un sitio donde se pueda contagiar. Pero en el negocio de la peluquería he de decir que estamos todos super protegidos y nadie tiene por qué tener miedo en hacer su vida”.  “Con estos miedos nuestra facturación está bajando en torno al 40 por ciento, teniendo los mismos gastos e impuestos”, añade.   

Sobre las medidas que harían falta para paliar la situación: “Pienso que sobre todo la gente de a pie debería de hacer una vida normal y rutinaria, esto nos ayudaría más. Por otro lado, el Gobierno debería ayudar más en cuanto al IVA. Deberían de bajarlo al 10 por ciento que por esto es por lo que estamos luchando porque los servicios que ofrecemos y vendemos, según ellos son de primera necesidad... Pero veo que seguimos pagando ese 21 por ciento de IVA y esto es ya insoportable”. 

En Rojas Peluqueros no van a bajar los brazos a pesar de la incertidumbre que asola al sector y van a seguir luchando por su negocio:  “El futuro lo veo muy incierto ahora mismo, pero siempre hay un rayo de esperanza sino no seguiríamos luchando. Toda mi vida he sido un luchador, pero la situación que estamos viviendo ahora es francamente mala. Pero aún así tengo esperanzas de que con la ayuda y colaboración de todos salgamos adelante y esto pase pronto”.

Un mensaje de ánimo y esperanza

A pesar de lo que se está viviendo con la crisis que tantas dificultades está suponiendo para todos, José Antonio piensa que no todo está perdido y manda un mensaje de ánimo y esperanza: “Yo animaría a la gente a que de manera segura saliera a hacer su vida rutinaria”.  “Estamos saturados de noticias malas, tenemos que tener noticias buenas para subir los ánimos, esto pasará”, añade.   

No cabe la menor duda que tanto una vuelta a la rutina más acentuada y la bajada del IVA al 10 por ciento, supondría un balón de oxígeno fundamental  para muchos pequeños empresarios.