El proyecto futbolístico de la Unión Deportiva Torcal, en Primera División Andaluza, sigue adelante una temporada más. Tras la marcha de su entrenador, Vicente Ortiz, que ha recalado en el Alhaurín de la Torre de Tercera, ahora el club se reinventa y busca seguir dando una alternativa a los jugadores antequeranos. Esa renovación llega con la pizarra de un mítico futbolista antequerano, Richard Pérez, que se hace cargo del equipo en su primera aventura sénior.

 

La Unión Deportiva Torcal se está haciendo con un hueco en el deporte antequerano pasito a pasito. Nadie puede negar el buen hacer del club, que está consolidado en la Primera División Andaluza y mira de reojo a la División de Honor.

Mucho que ver en este crecimiento ha tenido Vicente Ortiz, exentrenador del equipo, que decidió dejarlo al término de la reciente temporada para desconectar. Poco después le llegó una propuesta del Alhaurín de la Torre, en Tercera División, a la que no pudo decir que no.

Con esta sucesión de noticias llega el gran golpe de efecto del Torcal. El mítico futbolista del Antequera Richard Pérez es el elegido para dirigir el equipo.

Hemos hablado con él para saber más sobre este nuevo reto que afronta: “Me llamó el presidente y me ofreció el cargo para llevar el equipo. No me lo pensé, voy con muchas ganas e ilusión, más sabiendo el club que es con la gente que lo integra y los jugadores que son todos conocidos. Tenía la decisión clara”, nos manifiesta el míster.

Richard tiene clara su manera de trabajar y así se lo transmitirá a sus jugadores: “Tenemos que trabajar día a día y tener un grado de compromiso alto. Luego se irán viendo los resultados y plantearnos mirar hacia arriba, que hay que tenerlo en mente, pero ahora mismo eso es secundario”.

“El Torcal es una gran oportunidad”

El técnico, tras cinco años entrenando en la cantera del Antequera, salta al fútbol sénior, algo a lo que aspiraba: “Es una gran oportunidad. Quiero mucho al Torcal y para mí es importante llegar aquí. Siempre he sentido que necesitaba formarme y aprender, y ahora llego a entrenar a sénior. Intentaré transmitir la ilusión y las ganas de trabajar que tengo”.

Asimismo, Richard señala mantener el ochenta por ciento de la plantilla del año pasado como fundamental, a la vez que alaba a los que ya son jugadores: “Vamos a mantener el ochenta por ciento de jugadores, casi todos antequeranos. El bloque es idóneo para seguir creciendo y el compromiso del grupo que hay en el Torcal ya no se ve. Esa pasión por el fútbol se está perdiendo”.

Respecto a deficiencias identificadas como el campo de entrenamiento, Richard asegura que ya está trabajando para resolverlo y se muestra optimista al respecto: “Es una prioridad tener cerrados dos días para trabajar”.

Pasión y compromiso de un hombre con mucho fútbol a su espalda, pero con la misma ilusión de un niño que empieza, en este caso, su carrera como entrenador.

Más información, edición impresa sábado 6 de julio de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).