Siempre con una sonrisa en la cara –y en la mirada–, Rosario Morón Trillo (Antequera, 9 de septiembre de 1970) es la protagonista de nuestra entrevista a doble página de esta semana, donde destacamos a personas que marcan la época en la que vivimos (o vivíamos, según cuando lea esto).

 

 

Rosi, como la llama cariñosamente todo el mundo en Antequera y en su barrio del Carmen, es la actual presidenta de la Coordinadora de Asociaciones para la Integración en Antequera y Comarca (CASIAC). Quedamos con ella para que nos cuente su quehacer diario en pro de la integración de pequeños y mayores, a las puertas de la vigésimo quinta edición de la Semana por la Diversidad.

 

Lleva dos años como presidenta de CASIAC y mira al futuro por la integración con optimismo, pero, sobre todo, con ganas de seguir cambiando las cosas para que Antequera, la ciudad en la que vive, sea cada vez un poquito mejor en igualdad para sus ciudadanos. 

 

Lleva dos años como presidenta de CASIAC y mira al futuro por la integración con optimismo, pero, sobre todo, con ganas de seguir cambiando las cosas para que Antequera, la ciudad en la que vive, sea cada vez un poquito mejor en igualdad para sus ciudadanos. Rosi Morón lidera un importante grupo de personas que buscan “trabajar por la integración de nuestros chicos, sobre todo los más mayores. Que puedan encontrar un trabajo y que ellos puedan desarrollar su vida como cualquier persona”.

 

Y es que, la Coordinadora de Asociaciones es imprescindible “porque creo que es donde se puede aglutinar muchas asociaciones y entre todos nos podemos ayudar. Cada uno puede aportar una idea y desde ahí transmitirla a los demás. Que ellos vean un punto de referencia”.

 

Rosi lleva a cabo una incesante labor de ayuda e integración que nace en ella hace ya casi una década, “a raíz de haber tenido a mi niño con Síndrome de Down, que nació en el 2010. Al principio, se te viene el mundo abajo porque te preguntas ‘ahora qué hago, qué hacemos’. A raíz de eso es verdad que los primeros años los tienes un poco más cubiertos, por el tema escolar y tal, aunque todavía queda mucho. El problema es cuando son un poco más mayores”.

 

Ante eso, nos habla de esa casualidad que fue para ella CASIAC y de la que ahora es su presidenta: “Me acuerdo que la primera vez que tuve contacto con CASIAC fue en una exposición que vino Pablo Pineda al Ayuntamiento de Antequera y me invitaron porque desde CASIAC sabían que yo andaba ya por este mundillo, que tenía un niño con Síndrome de Down”.

 

Entonces, “me llamaron para decirme que iban a hacer una exposición y me pareció interesante. En ese momento pensé que era interesante, con muchas actividades, trabajos de manualidades, taller de informática, transición a la vida adulta… Entonces, cuando tú no tienes a nadie así, pasas de largo; pero cuando te toca de cerca, piensas en que hay que luchar por ellos”.

 

De su pequeño, Rosi ha aprendido “la alegría que tiene. Él nunca está triste y si te ve un poco mal te pregunta que qué te pasa, si estás triste… Lo que te transmite es la alegría y que es feliz y lo que quiero es que él sea feliz”.


Antequera, buscando una integración total

Antequera es una ciudad que en los últimos años se está transformando en cuanto a integración se refiere: sus calles y plazas remodeladas, ya cuentan con esa soñada “cota cero” de obstáculos, donde el acerado y el vial para vehículos comparten la plataforma única, a ras de suelo.

 

Le preguntamos a Rosi Morón por la importancia de que esto sea así, aunque nos cuenta que hace falta “mucho todavía, sobre todo a nivel de trabajo con personas con discapacidad. Vas a Málaga, por poner un ejemplo, y ves a personas con discapacidad trabajando y te preguntas: ‘¿Aquí por qué no?’. En el comercio local, ¿por qué no se contrata a gente con discapacidad? O incluso en el propio Ayuntamiento. En una tienda de ropa, ¿no pueden vender como otro?”.

 

Interesantes cuestiones las que se hace la presidenta de CASIAC, que recuerda que precisamente ese “es nuestro objetivo, que algún día eso se vea, conseguir la integración total. Si ellos terminan sus estudios y ahora no tienen un trabajo o han estudiado y no pueden desarrollarlo, de qué les sirve”.

 

Un objetivo que busca tener más cerca presidiendo una Coordinadora de Asociaciones para la Integración donde las mismas ponen en común la difícil tarea de concienciarnos a todos de que la integración total puede conseguirse si cada cual pone su granito de arena, tanto los ciudadanos de una ciudad como Antequera en particular, como la que se puede hacer desde las instituciones. Más información, edición impresa sábado 6 de abril de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).