No hay Real Feria de Agosto que se precie sin la figura representativa de su característica Regidora, un estatus que este año recae en Inmaculada Carrasco, una antequerana que acompañada por sus siete manolas disfrutará de uno de los festejos culturales con más tradición del país.

Nacida en la ciudad de Los Dólmenes el 20 de abril de 1957, Inmaculada es la mayor de cinco hermanos: Juanjo, Ana Isabel, María José y Gabriel. Está casada con el doctor Javier Galindo y fruto de su matrimonio son sus dos hijos, Javier y Carlos, que regentan la óptica Galindo en calle Duranes.

Estudió en el Colegio Nuestra Señora del Loreto y se licenció en Magisterio por el Colegio María Inmaculada, ejerciendo como profesora en varios centros escolares en las ciudades de Antequera, Mollina y Málaga.

Conoció su nombramiento a través de una llamada telefónica del Alcalde: “Iba andando por la calle cuando de pronto recibí la llamada de ‘Manolo Barón’, quien me dijo que le gustaría que representara este año a Antequera, y a mi familia (los Carrasco), que todos somos de Antequera”

El papel de Regidora es muy importante, sobre todo, para la mujer antequerana, por eso Inmaculada, nos explica, aún sin creérselo del todo, que para ella “es un orgullo y un honor porque me siento muy antequerana”

Aunque su infancia no fue fácil, la Regidora recuerda que lo que más le gustaba de la Feria eran los juegos recreativos: “Por dos pesetas o así, en algunos puestos había una caja llena de aserrín y tenías que buscar para encontrar el regalo”, cuenta visiblemente emocionada. 

 

 

“Tenía muy claro que sería gente de mi familia”

La Regidora vivirá las fiestas en compañía de su marido, sus dos hijos y contará con el apoyo incondicional de su hermana Ana Isabel, de ‘Teresina’, su mejor amiga de la infancia, sus sobrinas y algunas primas, como las tradicionales ‘Manolas’, que la acompañarán a todos los actos programados durante la Real Feria de Agosto.

Más información, edición impresa sábado 14 de julio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).