La música es una de las ramas del Arte que a más gente capta, ya sea en sus vertientes más modernas o clásicas, pero se descubren a grandes amantes de este género, que detrás de su vida cotidiana, profesiones y aficiones, esconden un gran amor por la música.

 

Éste es el caso de la Asociación de Amigos de la Música y de la Danza de Antequera (AMDA), que hace ocho años se planteó tomar el relevo de la desaparecida Banda de Música de Antequera. Allí, en aquel momento preciso, varios amigos y sobre todo, "locos" por la música, decidieron poner toda la ilusión necesaria para poner un proyecto en marcha, que hoy varios años después comienza a funcionar con un paso firme.

Durante todo este tiempo la Asociación no ha estado dormida, sino más bien han tenido un trabajo en segundo plano, colaborando siempre que se le pedía y aportando sus músicos a todos aquellos momentos en los que se solicitaba su ayuda. Muestra de ello, los dos intentos de formar la Banda de Música con niños antequeranos, una primera vez con veinte miembros y otra con quince, siendo la segunda con la idea de crear una Banda de Cornetas y Tambores. Aquellos pasos, no llegaron a buen puerto, pero a pesar de ello, este grupo no se cansó de seguir trabajando, como nos dice su presidente Joaquín Castro Nieves: "hemos hecho muchos proyectos, anque algunos se han quedado en el camino, como el tema de la Banda porque es complicado captar a los niños para tocar instrumentos de viento-metal y viento-madera, hay muchas alternativas de ocio que eligen antes que ésta".

 

En aquellos momentos, de Banda sí o Banda no, no se venían abajo, sino se iban sumando, dando forma a proyectos e ilusiones que ahora, se ven más cercanos que nunca. Con distintas formaciones que engloban esta agrupación, la Banda de Música de Antequera, la Antequera Blues Band, la Antequera Big Band, cuartetos de cuerda, quintetos de viento y algunos dúos de guitarra, se ven las cosas de otra manera, con más ilusión y por esta razón desde este mes ponían en marcha también unos Talleres de guitarra y bajo eléctricos, de viento-metal y viento-madera y de batería y percusión, para crear esa cantera que siempre han tenido en la mente, pero además, para que los jóvenes y mayores interesados en la música tengan un lugar donde reunirse, donde vivir la música y además con una metodología adecuada que les encauce en su particular sentir musical.

"El final que buscamos no es otro que darle un nuevo empuje a la música en Antequera, que se complemente con la formación que se ofrece en el Conservatorio Elemental de Música de Antequera y con la Escuela Municipal de Música, y a la vez, que también sea una alternativa formativa, se va a enseñar música rock, pop, heavy, blues, jazz... Los jóvenes llegan escuchando la misma música que a nosotros de jóvenes nos impulsó a meternos en la música, como ves, no hay diferencias entre lo que yo sentía cuando tenía 18 años y lo que ellos viven ahora" nos dice Castro.

 

Además, si con esto fuera poco, la Asociación tiene más funciones a sus espaldas, entre ellas está la de ser una plataforma de lanzamiento para jóvenes talentos, o no tan jóvenes, que precisan de una guía para dar a conocer su música, presentar sus proyectos o simplemente, necesitan de un lugar para ensayar. "Lo fundamental en este sentido es que los músicos de Antequera y de fuera tengan un punto de encuentro, que sus proyectos tengan un cauce, y que sean viables, darlos a conocer a las instituciones públicas y privadas...", nos dice Momo González.

Todo este conglomerado, cuenta con la particularidad de tener la ayuda del Ayuntamiento –en el caso de la Banda de Música– y la aportación que se hace a través de la matriculación en los talleres (para pagar material, instrumentos...) algo que engrandece aún más la labor que los muchos miembros de la AMDA.

Pero este no es el objetivo fundamental de la Asociación, sus miras son de cara al futuro, duras, fuertes y grandes, como nos dice su presidente, "nuestra idea es que todo esto de en un futuro a la creación de una buena Escuela de Arte en Antequera que aglutine, música, danza, teatro... algo que en muchas ciudades cercanas existe y que aquí se podría conseguir, aunque para esto falta mucho, tenemos que trabajar como hasta ahora lo hemos hecho. Esperamos que si estos talleres funcionan, las entidades públicas y privadas, al verlo, sepan que verdaderamente merece la pena invertir y trabajar sobre ello".

 

Un duro trabajo el que se presenta por delante, pero que no es nuevo para ellos, para estos amigos y amantes de la música (Enrique, Momo, Rafa, Marco, Javi, Manolo, Joaquín, Antonio, entre otros...) que un día decidieron unir sus fuerzas para que la melodía nunca dejara de sonar en nuestro corazón.