Si repasamos muchas veces la historia de nuestra ciudad nos damos cuenta que lo que pensamos que vivimos sólo ahora en nuestra época, ya había ocurrido con anterioridad, como es el caso de la epidemia de gripe española de 1918 y la que ahora ocupa prácticamente toda nuestra existencia.

La borrasca Filomena nos ha ofrecido bellas estampas de nuestro país, como esa preciosa Madrid cubierta de un manto blanco que no se veía desde hace años, o la nieve que llegó hasta la misma costa malagueña, sin dejar de lado, su aparición en nuestro Torcal el domingo 10 de enero.

El Carnaval ha sufrido numerosas modificaciones en sus años de historia en nuestra ciudad, y unas veces ha sido adorado y encumbrado por las agrupaciones que han participado en él, y otras sin embargo, ha estado prohibido en todas sus manifestaciones.

A la generación actual probablemente le cueste entender cómo un 10 de noviembre de 1970 se montó una auténtica revolución en la calle Infante ante un programa de radio y con uno de sus locutores, Joaquín Prat. Pero tenemos que añadir, que sería como esos ‘youtubers’ –con todos los respetos para Prat– que hoy no pasan sin ver una de sus historias de sus indiscriptibles vidas.

Quienes paseen por la calle del Toronjo o por la Plaza de Fernández Viagas en Antequera, podrán ver dos monumentos que se inauguraron el 28 de octubre de 1983, alusivos al Centenario de la Constitución de Antequera de 1883.