Tras 35 años de proyectos, anuncios y promesas, parece que esta vez sí va en serio. Al menos se ha terminado el edificio museístico tras invertir 4,5 millones de euros para adaptarlo a las exigencias de la UNESCO y se sabe lo que se expondrá.