Uno de los reportajes que más presume un hijo es el que su padre pueda ser amigo de los Reyes Magos. Y no lo es para que le traigan más o menos regalos, ni entregarle la carta en persona; lo es porque puede narrar para que todos lo sientan, cómo es estar cerca de ellos cada año, y más tras este 2020 de la pandemia.

Sin saber qué pasaría este 5 de enero, escribimos al Palacio de Oriente y nos respondieron: el 30 de noviembre están a vuestra disposición. Recogemos en estas páginas cómo fue nuestra experiencia. La pandemia nos va a impedir recibir sus abrazos, pero nos ha dejado ver su lado más humano: ¡son personas como nosotros!