La Esclavitud de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de la ciudad, ofrece a la imagen mariana su novena en su templo, en el año en el que la pandemia le obliga a no poder organizar su procesión.