La llegada del Equinoccio de Otoño al dolmen de Viera es uno de los momentos más preciosos que se pueden vivir en nuestra ciudad. Para no olvidar este instante, les dejamos varias instantáneas para recordar esos segundos que merecen toda una estación de espera.