El popular barrio del Carmen cerró los cultos anuales a su Virgen con la procesión por sus calles, tras la celebración del triduo en la monumental y barroca iglesia del mismo nombre.