Desde la temporada 2015-2016 entrena al Antequera, habiendo optado tres veces a las eliminatorias de ascenso a Segunda B. Este domingo juega en casa del líder, el Motril, donde Aybar podrá de nuevo recuperar el primer puesto de la tabla que perdió la pasada jornada.

Se muestra cauto ante una temporada eclipsada por la pandemia, sin público en las gradas a quien dice que se deben. No comparte la división del grupo noveno de Tercera, ya que tiene los rivales más difíciles, lo que hará una primera vuelta de liga muy complicada. Confía en su equipo y agradece el respaldo que siempre ha tenido y tiene por su presidente, directiva y jugadores.

En este parón sin fútbol, entrevistamos por vídeollamada al técnico del Antequera, José Jesús Aybar Bejarano (Arjonilla-Jaén, 4 de septiembre de 1972) quien se preparaba para el complicado partido de este domingo en casa del nuevo líder, el Motril.

Les ha venido bien la semana sin competición porque “había algunos jugadores que tenían problemas físicos y necesitamos recuperarlos. Tenemos otros jugadores que han llegado a esta aglomeración de partidos. Es cierto que de liga llevamos poco, pero sí tuvimos una pretemporada un poco atípica porque empezamos a competir de manera oficial, no ha habido partidos preparatorios”.

Una temporada extra a la que anunció que no iba a seguir. “Anuncié que iba a ser la última temporada que iba a estar en el club porque entendía que se debía de ir por otro camino, con otro entrenador e intentar hacer las cosas de otra manera. Pero es cierto que el buen inicio que tuvimos de segunda vuelta, donde empezamos a albergar esperanzas de poder retomar el camino que nos llevara a poder volver a meternos en el playoff y, sobre todo, la razón fundamental es que la temporada terminó de una manera drástica, dura y precipitada. Nadie se lo esperaba. Hablamos el presidente y yo, retomamos el tema, vimos que igual era necesario volver a continuar una temporada más y volverlo a intentar”. 

Por cierto, ¿cuándo vino con el Mancha Real, llegó a pensar que algún día entrenaría al Antequera?: “Hay una anécdota que recuerdo que el partido fue por la mañana, había llovido y el campo estaba de esa manera tan gustosa que se pone El Maulí cuando se pone mojado y la pelota rueda mucho. Tuvimos la suerte de ganar aquel partido frente a un buen Antequera y a la salida del descanso, al preparador físico que venía a mi lado le dije que algún día iba a entrenar aquí. Me acuerdo que le comenté aquello porque es cierto que había esa magia que tienen los campos añejos, con solera, en ese túnel de vestuarios, en ese puente que hay hasta que llegas al césped y la verdad es que lo he conseguido. Quería entrenar aquí y al final lo he conseguido”.

Cuando cambió de estar en el vestuario visitante al entrar por primera vez en el vestuario local ¿qué sensación tuvo?: “Los primeros días fueron complicados, ya que vas a un sitio donde tienes que sustituir a un compañero que lo han echado los resultados. Esa sensación, que yo también la he sufrido al revés, nunca es agradable, es un tanto incómoda y extraña. Creo que he tenido la suerte de encontrarme con buenos vestuarios y buena gente en la plantilla desde que estoy aquí. Las acogidas siempre se agradecen que sean rápidas y que sean lo más agradable posible”. 

De las eliminatoria de intentar ascender de nuevo a Segunda B ¿con cuál de ellas fue el sabor más agridulce teniendo una plantilla y unos jugadores y unos resultados en una temporada magnífica y por un partido te quedas fuera?: “Aquí en Antequera hemos tenido tres oportunidades de poder hacerlo y yo creo que las tres han dolido por igual. Si bien es cierto, creo que la de Badajoz, la gesta era complicada. Sabíamos que nos enfrentábamos a un equipo que podía ser superior  a nosotros. Lo único que pasa es que el desarrollo del partido aquí y los primeros minutos en Badajoz nos hicieron albergar muchas esperanzas de que también podíamos pasar la eliminatoria. Una de las que más dolió fue la de San Andrés porque fuimos muy superiores aquí y también fuimos muy superiores durante tres cuartos del partido allí. De hecho, fallamos un penalti y tuvimos a punto de hacerles un gol en el tramo final y aquello dolió bastante porque fuimos muy superiores. Y el día de Utrera exactamente igual, es cierto que el inicio de la segunda parte en Utrera fue complicado, pero el resto del partido estuvo muy controlado, ya que lo tuvimos muy cerca. De hecho en la primera parte las mejores ocasiones fueron nuestras. Luego creo que aquí en el Maulí hubo 45 minutos que ya debían de haber decantado la eliminatoria para nosotros”. 

¿Estamos ante la cuarta posibilidad?: “Queremos volver a estar con los mejores, pero lo único que pasa es que nos obsesionamos con esa historia porque al final te pasa factura. Pensemos en el grupo que tenemos, quedar séptimo igual en una temporada normal no es una mala temporada y este año quedar séptimo es que tienes que pelar por no bajar de categoría. La exigencia que tiene la temporada y el grupo es tremenda. Creo que ha habido un mal reparto, no sé cómo se tenía que haber hecho, pero entiendo que también se tenía que haber atendido no solo a criterios de proximidad sino a otro tipo de criterios de coeficientes y de qué se ha hecho durante otras temporadas”.

Un inicio con los mejores del grupo noveno

Tener al Malagueño, El Palo, el Vélez, el Motril… equipos que en las últimas temporadas han sido de eliminatorias. “Se debería de haber baremado de otra manera y hubiera sido más justo y equitativo el reparto, entre otras cosas porque tampoco entiendo que haya habido que fraccionar a los grupos. Teníamos que haber pensado un poco más”.

Sobre si la temporada puede llegar la final de los previsto o se pudiera suspender como la pasada, expone: “Lo que tememos todos, no solo por el fútbol, sino por cómo se va a ir desarrollando la situación de nuestra vida en general. Tenemos tanta incertidumbre que nos angustia mucho pensar qué va a suceder en el futuro. Creo que es una buena razón y medicina el ir pensando muy en el día a día. Lo que más temo en el desarrollo de la competición es que si no se regula bien puede generar alguna situación de agravios y no sea lo suficientemente justa para todo el mundo. Es decir, se van a atrasar partidos… Nadie está especulando con esto, pero en otras categorías sí se han dado situaciones donde los positivos no han sido al final tan positivos… con esto siempre hay trampa. Pero además, la acumulación de partidos suspendidos va a llegar un momento en el que pueden generar que se echen cuentas de quién se juega y quien no y habrá equipos que la posición en la tabla no sea la real y con los partidos pendientes puedan ajustar bien las cábalas. Eso que ya ha pasado otras veces es lo que más temo ahora mismo. Lo que pido es un desarrollo justo de la competición y que no se llegue a esos momentos donde se puede especular con todo este tipo de cosas”.

¿Cómo trata el tema de la pandemia en el vestuario? ¿Le preocupa a los jugadores?: “Lo que más nos preocupaba era que no fuésemos todos lo suficientemente responsables y creo que en eso los jugadores están dando una auténtica lección. De hecho, apenas hemos tenido incidencias hasta día de hoy. Creo que las cosas están controladas, la gente está muy responsabilizada. Es cierto que no solo les pasa a los jugadores, nos pasa a nosotros en los colegios, institutos, en casa… Hay excesiva ansiedad porque las cosas cambien pronto porque se está deteriorando todo tanto que estamos empezando a tener una vida de ficción y no una real”.

Su plantilla y el juego del equipo

Hay que hablar de fútbol. La plantilla con la que ha empezado la temporada ¿Es la que buscaba para seguir con su línea de juego? “Los entrenadores no tenemos estilo ni formas de proceder. Son los jugadores los que con sus características lo potencian y lo van tejiendo a lo largo de la temporada. Aquí lo que siempre hemos intentado es ir manteniendo una idea que fuera en la línea de la gran mayoría de la capacidad de los jugadores que teníamos. No hemos realizado grandes cambios. Hay un porcentaje de estructuras de plantilla que se ha ido manteniendo durante todas las temporadas. Ir añadiendo menos gente de la que en un principio se tiene que añadir es siempre una ventaja porque vamos manteniendo estructuras y los que van viniendo van aportando matices que van modificando porque aunque parezcan que las cosas son iguales indudablemente no atacamos como atacábamos el primer año ni defendemos como defendíamos el segundo año. Andamos mucho más por afuera que otros años, la posesión por espacios interiores se ha acelerado mucho, el bloque defensivo ha subido un poco más, en las situaciones de balón parado hay otros procedimientos y todo eso lo van aportando las capacidades y las sinergias de los nuevos jugadores que van viniendo y que interaccionan con los que ya están. Lo que sí hemos intentado es mantener la idea de ser protagonistas, de querer ir muy arriba en la fase defensiva, de intentar salir a ganar todos los domingos y sobre todo, hemos intentado meter gente en el vestuario que no hemos pretendido nunca que sean buenos monaguillos, pero sí que sean buenas personas”.

Y el domingo, el Motril: “Vamos a ver esta próxima jornada cuando nos enfrentemos al Motril si somos capaces de ir manteniendo la línea y el tono y somos capaces de competir y hacerlo con el rigor que lo venimos haciendo. Se pasará el partido de Motril y vendrá Alhaurín de la Torre que ha montado un plantillón este año, pero es que nos tocará ir a Melilla, que no tiene nada que ver con el Melilla de otros años, y luego habrá que volver a jugar con El Palo… siempre hay un rival muy peligroso.. y el Torremolinos la plantilla que ha montado… no hay un partido fácil”. 

Para el 2021, suponemos que aparte de la salud, su deseo es ascender de nuevo al Antequera a Segunda B:  “A estas alturas no busco ese tipo de premios para mí. Lo que pase es que sé que haríamos a mucha gente feliz y con eso uno se da por satisfecho”. 

Ojalá que en las próximas jornadas estemos ahí arriba, aunque va a ser una eliminatoria complicada, porque como ha dicho la calidad de todos los equipos lo va a poner muy difícil para los que queden en los primeros puestos y estar pendientes de la evolución de la pandemia.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 21 de noviembre de 2020. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).