Antequera vivirá otra apasionante temporada de fútbol sala en el Pabellón Fernando Argüelles de la mano del equipo universitario de Manuel Luiggi Carrasco 'Moli'. El UMA Antequera inicia su segundo capítulo en Primera División con una plantilla que pese a incorporar varias caras nuevas en este mercado estival, sigue manteniendo su esencia característica que lo diferencia del resto de equipos de la categoría: el 80 por ciento de los jugadores son universitarios y compaginan su vida académica con la alta competición. 

 

Un proyecto deportivo que cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Antequera, la Universidad de Málaga y desde hace unos meses con Bessocer, como partner tecnológico.

El balón de oro del fútbol sala, Ricardinho, el eterno capitán de ElPozo y de la selección española, Miguelín, la magia de Rivillos o el desborde de Sergio Lozano del Barcelona Lassa. Todos y cada uno de estos jugadores tienen algo en común y es que a parte de jugar en "la mejor liga del mundo", también visitarán esta temporada el Pabellón Fernando Argüelles para medirse al UMA Antequera, un recién ascendido que promete dar guerra en la categoría.

Manuel Luiggi Carrasco 'Moli', pieza clave en el proyecto deportivo de los universitarios, cumplirá su vigésimo quinta temporada al frente de un banquillo compuesto en su mayoría por los jugadores que materializaron el ascenso hace unos meses, tras doblegar al Real Betis en la 'gran final': Gonzalo Urbano y Antonio Conejo en portería, Juanra, Crispi, Cala cmo cierres, Miguel Conde, Dani Ramos, Nacho Caballero, Óscar y Lolo (canterano) como alas, y como pivotes a Nando (canterano) y Miguel Fernández.

 

 

Una plantilla competitiva que se completa con la incorporación de cuatro fichajes de primer nivel que se han incorporado al grupo en este mercado estival: Nano (cierre) procedente del Puertollano, Luis García (ala) del Barcelona B Lassa, Víctor Arévalo (ala) del Osasuna de Primera División y Alberto Saura (pívot) del Imola C5 de la liga de futsal italiana.

En total 16 jugadores para pelear por un objetivo: la permanencia. "El año que viene queremos estar entre los 16 mejores equipos de España en la Primera División. No pensamos en otra cosa que no sea mantener la categoría. Tenemos los pies en el suelo, somos un equipo humilde recién ascendido que va a darlo todo hasta el final", enfatiza el técnico de los universitarios. 

La temporada es larga y el sorteo no les ha deparado la mejor de las suertes en lo que respecta al calendario, con un debut en casa frente al vigente campeón de Copa España, el Jaén Paraíso Interior, y una visita la semana que viene a El Pozo Murcia, uno de los históricos del fútbol sala español: "Tenemos un inicio de Liga muy duro. La Primera División es muy profesional, los equipos son muy fuertes, todos están reforzados y vamos a tener que pelear mucho, pero nosotros vamos a estar ahí, intentando ofrecer espectáculo y buenos resultados a nuestra afición. Hay equipos con mayor presupuesto, de primer nivel, como Pozo, Inter, Barcelona, Jaén o Palma y luego un escalón por debajo, en segundo nivel, también equipos como nosotros con los que nos jugaremos la permanencia”, apunta el presidente de la entidad, Pedro Montiel.

 

 

Más rodaje en la pista

Si existe alguna diferencia entre el UMA que jugó en Primera hace dos temporadas y éste, a parte del nombre (ya que este año incluye en su nomenclatura el distintivo de Besoccer), posiblemente sea el grado de conocimiento y experiencia en la categoría: “A parte de los nuevos fichajes, que tienen mucho oficio en la elite, el equipo ha adquirido mayor madurez. En nuestro primer año en Primera, jugábamos bien, éramos capaces de competir pero en las segundas partes los tres últimos minutos nos encerraban de cinco con portero-jugador y nos ganaban los partidos. Perdimos un montón de puntos en los últimos minutos. Estamos trabajando mucho para pulir esos errores”, detalla Montiel.

El equipo se ha preparado a conciencia este inicio de Liga, jugando seis partidos amistosos de pretemporada y completando varias sesiones de entrenamiento intenso tanto en la pista como en el gimnasio con el preparador Enrique Melero.

La idea de ‘Moli’ es que los guerreros lleguen a su estreno físicamente como ‘toros’, concienciados y en el plano futbolístico “minimizar los errores y corregir mucho lo que es la estrategia y la defensa” para comenzar el curso de la mejor forma posible: ganando en casa.

“El equipo está concentrado y con muchas ganas de demostrar que somos jugadores que merecemos estar en Primera y de competir en esta categoría. Tenemos que intentar sumar todos los puntos posibles en la primera vuelta y en la segunda certificar la permanencia lo antes posible”, remarca el segundo capitán de la escuadra, Miguel Conde.

Más información, edición impresa sábado 15 de septiembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).