José Crispín Arriaza Leiva, deportivamente conocido como ‘Crispi’ renueva su contrato con el UMA Antequera y jugará la próxima campaña defendiendo la camiseta del conjunto universitario en la máxima categoría de la Liga Nacional de Fútbol Sala con el único objetivo de amarrar la permanencia. 

 

A sus 39 años, 'Crispi' portará por segundo año consecutivo el brazalete de capitán, convirtiéndose por otro lado, en el jugador más experimentado de la categoría tras las recientes retiradas de Paco Sedano y Eseverri. 

La continuidad de este experimentado cierre permite a Manuel Luiggi Carrasco 'Moli' construir un sistema defensivo de garantías. Esta temporada en Segunda, el veterano capitán aportó seguridad en la contención del ataque con portero-jugador, exhibió su rápida lectura del juego en situaciones adversas y marcó 4 goles en 35 partidos, contribuyendo a que su equipo se metiera dentro del sector de promoción.

"El objetivo era meternos en el play-off para que los chavales jóvenes cogieran experiencia de cara al año siguiente. Nos clasificamos en la última jornada sufriendo mucho en Córdoba. El equipo se superó a sí mismo, afrontó el ascenso como un reto y, después de dos eliminatorias durísimas, fuimos capaces de conseguir un ascenso soñado a la máxima categoría”, explica 'Crispi'.

Un reto que 'el capi' ya tenía en mente a principios de temporada pese a ser consciente que gran parte del grueso de la plantilla se renovó con caras nuevas con respecto a la temporada anterior: “Veía complicado ascender otra vez antes de mi retirada, pero una vez que decidí seguir jugando una temporada más, sobre todo el año pasado que perdimos la eliminatoria con O Parrulo, me puse la meta personal de devolver al  UMA Antequera a Primera División", subraya. 

 

"El salto a nivel físico, táctico y técnico es enorme"

De cara a la próxima temporada 'Crispi' asegura que el reto principal es conseguir la permanencia, luchando desde el minuto uno contra clubes que incluso duplican el presupuesto del conjunto universitario: “El salto a nivel físico, táctico y técnico es enorme. Somos conscientes de ello. El club está trabajando para intentar hacer un equipo competitivo dentro de nuestras limitaciones. El objetivo es conservar la categoría y estar mentalizados también en disfrutar, nos lo hemos ganado. Es un desafío apasionante que debemos afrontar todos”, sentencia el número '6' del UMA Antequera.

Si buscan un sinónimo de deportista, ahí tienen como ejemplo a todo un referente para los jóvenes jugadores de la plantilla que se están labrando un futuro dentro del fútbol sala a la vez que compaginan sus estudios universitarios en la Universidad de Málaga.