Una de las grandes noticias para la Antequera de la época romana se ha producido a comienzos de 2018, cuando el Ministerio de Fomento ha anunciado la aprobación del proyecto de puesta en valor de la Villa Romana de la Estación, dentro del 1,5 por ciento cultural. Es decir, se invertirá cerca de un millón de euros en una villa descubierta en 1998 que podrá visitarse a corto plazo.
Las órdenes religiosas encontraron en la ciudad de Antequera del siglo XV, recién reconquistada y como frontera entre la España cristiana y la musulmana, un lugar en el que podían asentarse con facilidad de espacio. A medida que pasaban los siglos, este hecho se vio aumentado por el surgimiento de cofradías y hermandades y por el poder e influencia del clero que estuvo a punto de edificar su propia catedral en la hoy Iglesia Mayor, la Colegiata de San Sebastián.
Las más de 30 iglesias que se conservan en nuestra ciudad no pueden dejar desapercibidas las casas civiles que dan un aire majestuoso a las calles del centro del casco urbano, muchas de ellas aún mantenidas en pie por los descendientes que las construyeron, otras transformadas en pisos de lujo, y algunas en edificios de administraciones públicas o residencias para personas mayores. No dude intentar entrar en el zaguán de ellas.
Antequera es una ciudad museo, precisando una simple calle para recrearse con las vistas que combinan las iglesias, los palacios y las casas que trazan el caminar por sus empedradas vías. Desde 1585, los museos se han ido alzando, destacando el Arco de los Gigantes, que será restaurado en este 2018 para recuperar su máximo esplendor.
Una de las zonas más visitadas por el turista es la parte alta de la ciudad, la antigua, la formada por el enclave de las murallas, Santa María y el Arco de los Gigantes. Podrá descubrir cómo los árabes se asentaron en la Antequera de los visigodos hacia el siglo VIII, levantando sus murallas que no paran de reconstruirse en los últimos años, lo que nos permite conocer lo que era la madinat: un conjunto formado por un primer anillo de murallas en torno a la alcazaba, y un segundo que iría desde el Arco de los Gigantes, hasta llegar a la Torre Blanca.
La magia de la historia de las ciudades se encuentra plasmada en las leyendas que se han ido contando de padres a hijos, entre familias, de forma escrita y por tradición oral. Y Antequera no se queda atrás. Son muchas las que se conocen; algunas de ellas se desarrollan en distintas versiones que varían algún nombre, algún detalle, pero todas coinciden en el fondo: la singularidad de la leyenda. La Peña de los Enamorados y la época de la Reconquista son la base de las leyendas de Antequera. Hagamos un recorrido por las más importantes.
Antequera prosigue en 2018 su propósito de que nombren Fiesta de Interés Turístico Nacional a su Semana Santa. ¿Y por qué motivo? Seguro que sabrá de las excelencias de la Semana Santa andaluza de Sevilla, o de Málaga; de la sobriedad castellana de Valladolid o de la plasticidad de Murcia. Pero para comprender y sentir la verdadera esencia de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, tiene que conocer la de Antequera. No porque esta publicación verse sobre ella, sino porque se funde la devoción y el fervor de imágenes que se veneran desde el siglo XVI y que mantienen el culto heredado de las generaciones de siglos atrás. 
La riqueza histórica de la ciudad de Antequera le lleva a conservar sus tradiciones, con la particularidad que no sólo tiene Semana Santa, sino un amplio calendario de procesiones de Gloria que marcan durante todo el año cultos, actos y salidas procesionales por diferentes barrios y templos de la ciudad.
Cayetano Luca de Tena publicó en ABC un artículo que tituló “La Gastronomía Antequerana”, en el que dice: “Hace ya tiempo que los tópicos acumulados sobre la cocina del Sur han empezado a rectificarse. Desde que la gente viaja, prueba, compara, aprende y descubre fórmulas que desconocía; muchos se han dado cuenta de que en las sartenes y pucheros de Andalucía se guisa algo más que el pescado frito y el gazpacho”. Por el estilo opinan, Cándido, Rafael Ansón, Carlos Arguiñano o Antonio Burgos a principios de este 2017. Pero nos quedamos con la Reina Doña Sofía, quien tras probar el “mollete de Antequera con aceite de Antequera”, pedía en el Parador la receta de «la porra antequerana» que le entregó, el jefe de Cocina Paco Carmona... 
La Fiesta de los Toros, es otro aliciente para visitar Antequera en cualquiera de sus Ferias, la de Primavera o la esplendorosa “Real Feria de Agosto”, que tienen por marco el de su Plaza de Toros, levantada en 1848, y que presenta “llenos” hasta abarrotarla. Todo, en una Feria declarada “Real” por monarcas.
La Comarca de Antequera tiende a revitalizarse desde 2017, con dos reclamos turísticos como son el Patrimonio Mundial del Sitio de Los Dólmenes de Antequera y el ‘Caminito del Rey’. El turista de la Costa del Sol busca ya algo más que sol y playa; por lo que el interior de la provincia tiene la oportunidad de poder llamarles la atención.