Ser pregonero de la Semana Santa de Antequera es una de las sensaciones que marcan tu corazón y aunque parezca que cuando lo terminas, se acabó todo, quien les habla, siente todo lo contrario. Sigo por las mañanas caminando por mis calles, escuchando diferentes fragmentos del Pregón y me sigo emocionando al pensar en las personas, circunstancias y motivos por los que di siete meses de mi vida, día tras día, noche tras noche, en mi #yotepregono.

En estos meses, he vuelto a emocionarme cuando pedí por quienes estaban en los Hospitales y hoy ya forman parte del Cielo, siendo nuevos ángeles que cuidan de nosotros. A dar gracias porque entre las peticiones, hay algunas que se van cumpliendo...Por ello, para empezar este Especial, me gustaría volver a escribir lo de... “¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera! ¡Antequera... Por su Amor! Amor de pasión por esta bendita tierra. Amor por ser hijo de Ángel y María Teresa. Amor por mi padre que está en el Cielo... amor por mi madre, que está en la tierra, la abuela de mi hija, la madre que siempre está ahí...la mujer que ayudó a su Ángel a ser hijo predilecto, cronista honorario, pero sobre todo... ser nuestro ángel de la guarda.

Amor, amor, amor... amor de madre, ¡Te quiero, mamá!, aunque pocas veces te lo diga... con todolo que tú te mereces. Amor por ser miembro de familias cristianas, de los Guerrero-Clavijo y de los Sánchez-Del Río.

 

 

Amor por mis hermanos, Ángel el “mayor”, Teresa la “maestra” y... Pablo... Pablo, ¡qué grande Pablo!, el “elegido”, la sombra de la primera fila, el guardián de los tesoros de nuestra casa y de nuestra Antequera. Y de Carmen y Jose, mis otros hermanos.

Amor por mis sobrinos, por mis ahijadas predilectas, Elvira y Eufemia. Amor... por mi todo: ¡Lorena! Amor por la niña que me enamoró por su poesía. Amor por su sonrisa que yo soñaba. Amor en el cielo y en la tierra. Amor por mis quedamientos hechos verso en forma de avioneta, fuegos artificiales, tuna orosas amarillas. Amor por mi locura por ella. Amor, Amor, mi Amor... ¡Lorena!

Amor por las hermandades y por las cofradías, por mi Hermandad de Santa Eufemia, ¡gracias hermanos, gracias directivos, gracias buena gente...! Amor por mis años en la escuela de teología ¡Lo que te debo María Ramos, a ti y a Miguel Carmona, Dionisio, Kati, a Frasco... a Sor Sagrario! Amor por mis hermanos...de las andas de la Princesa de la Palma de Plata. Amor por mis Viernes Santo de campanillero... lujo de hermanaco por las pinas cuestas bajo la Cruz de Jerusalén con Manolo Ortiz al frente.

Amor por la bendita banda verde, bajo las andas de la Madre de los Estudiantes con 14 años, del Nazareno de la Sangre y de tu Cristo, el que llevé este miércoles 14 en Vía Crucis, el Señor Verde apasionadode Amor de Ángel y Teresa. ¿Me quiere, Cristo, me quiere? Amor por mi pasión por el Periodismo. Amor por escribirte... Antequera, en tu Sol, en el Sur del Sol, en la Diócesis del Sur, de Sol a Sol...¡Antequera Por Su Amor!

Amor por escuchar a Triana, ¡ay Triana, Pureza hecha oración con mi amigo Julio Vera!, pasando por Coronación, los de la Roda con Dolores y Misericordia, ¿te acuerdas, Mari Carmen?, Otura (gracias, Francisco), Resurrección (recuerdos, Marco), La Estrella (qué decirte Javi, Germán...) y... mi Antequera bajo el Señor de la Verónica (por todos vosotros, Joaquín, Pepín, Sarmi, Jose, Tete, el de la campana tubular...y compañía...).

Amor por... Medea, Verde Esperanza, La Pasión, Reo de Muerte, Nuestro Padre Jesús, Socorro, Reina del Portichuelo, Esperanza, Caridad y... de Buena Palabra. ¡Gracias, Julio por tu oración hecha Stabat Mater! Amor por mis amigos y hermanos cofrades. Amor por mis colegios, con mis compañeros y maestros, de las Recoletas, La Salle, la Inmaculada y la Facultad...

Amor por Cristo, por María y por los santos. Amor por mis pastores, tus discípulos, mi familia de sangre y mi familia del Amor, la Fe y la Esperanza... Y de la Caridad, esa bendita porción de nuestro corazón por sacar a relucir aún con el sello inconfundible de Cáritas, nuestras Cáritas, las Cáritas de Antequera...

 

Pero sobre todo... ¡AMOR POR MI VIDA...! por mi hija... por mi Eufemia, a la que espero algún día se emocione como yo al dedicarle estas palabras de amor...

¡Eufemia, cuánto te quiero,

Eufemia cuánto te necesito,

Eufemia, cuánto te soñaba,

Eufemia, cuánto te rezaba,

Eufemia, cuánto te quería para tu madre,

Eufemia, cuánto te echaré de menos...

el día que ocupes mi sitio

como cuando despedí por ti al abuelo...!

¡Eufemia, la esperada...

te escribió ese padre,

al que besas cada noche

antes de rezar con tu madre

al Niño Jesús, Eufemia!

¡Eufemia, mi Aurora;

te quiere, tu Felipe!

Y cómo no, Amor por el Infante don Fernando quien nos legó aquel 16 de septiembre de 1410. Por Su Amor... ¡ANTEQUERA! ¡ANTEQUERA! ¡Antequera!¡Antequera!... ¡ANTEQUERA! Por su Amor...¡ANTEQUERA!”.

Y del Amor a la finalidad del Pregón de 2018: “Esta noche les traigo unas páginas... creadas con Fe para levantar Pasión... mimadas con Amor para transmitir que Jesús es Gloria... con la Esperanza que va a resucitar. ¿Dónde queréis sentirlos hermanos? ¿Solo en vuestra procesión, en un museo... o vivirlo durante todo el año?

De ustedes depende... Yo, no tengo duda, siempre lo haré con Amor, Fe y Esperanza... en Semana Santa y cada día en la Eucaristía. ¿Os animáis y seguimos a Cristo en Caridad?”.

Antequera está en puertas de otra Semana Santa, que como la de hace 100 años, tiene en sus celebraciones religiosas la base de lo que luego procesionaremos en las calles. Una Pasión que es Fe, pero también Cultura, como muestra el patrimonio de siglos atrás. Una Cultura que es Turismo, con sus peculiaridades como el campanillero de lujo, el hermanaco o “correr las vegas” que sueñan por ser Fiesta de Interés Turístico Nacional para ayudar a la ciudad en ser más próspera en amplios sentidos. Pero ¡no olvidemos el principio de todo!

Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar)o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).