La Semana Santa de 2018 presenta varias novedades. Vamos a repasar cada una de las cofradías, con lo que nos han comunicado al cierre de estas páginas, sabiendo que hay cambios de última hora que desarrollaremos en la edición resumen de Semana Santa.  

Domingo de Ramos: La Pollinica sigue con la renovación de sus tronos
El equipo directivo que preside José Antonio León Cruz prosigue con su proyecto de transformación de los tres tronos. Por un lado, la empresa local Forja 3 de Ángel Sarmiento ha concluido la renovación de las andas de aluminio de los tres tronos, terminando para 2018 la del trono del Señor Orando en el Huerto de los Olivos.   
 
Mientras que la empresa ‘Ebanistería Religiosa Manuel Torres’ ha proseguido con la nueva canastilla del trono del Señor a Su Entrada en Jerusalén “al que le hemos hecho el armazón en cedro real del que tendremos que seguir tras esta Semana Santa” para dejarlo listo para empezar la talla, destaca el propio Manuel Torres que trabajó en la réplica del Baldaquino de Santa María en Antequera. 

Por último, una túnica nueva para culto para el Señor Orando, en terciopelo morado, donada por María Dolores Liceras Gil y los bordados industriales por la familia Pena Velasco y las camareras de la Cofradía. 
 
Estudiantes: nueva saya procesional para la Virgen de la Vera Cruz, dorado del trono y primera fase de Ángel Sarmiento
Por su parte, Ramón Gómez León en el inicio de su segundo mandato al frente de los Estudiantes continúa centrándose en el nuevo palio de la Virgen de la Vera Cruz. Así, para este Lunes Santo, se ha completado el dorado de las tallas en madera de las molduras de la canastilla y escudos de la parte inferior por parte de la empresa sevillana ‘Imaginería López Olmedo’, concluyendo de momento las piezas en madera por dorar del trono de palio, según destaca Emilio López Olmedo. 
 
Además, el joven Ángel Sarmiento Burgos (quien cursa el segundo año de Bellas Artes en la Universidad de Sevilla)  ha iniciado el proyecto de suelo para el trono: “Estoy con la consolidación de un programa iconográfico y la decoración y hechuras del suelo de la Virgen de los Estudiantes”, tras el encargo de la Directiva por el que se busque “la disposición de los elementos en el trono y la conservación de su peana de finales del siglo XVII, que dejó grandes vacíos en el suelo” en la última ampliación.
 
En vez de abogar por moqueta, pintura o dejarlos sin uso específico, “Los Estudiantes, en este sentido, demuestran el compromiso con el nuevo trono, buscando un palio definitivo y solucionando los problemas”. Este año saldrá la primera fase de su trabajo “los laterales, el espacio que queda de la peana al lateral del trono en toda su longitud”. Para ello, “he decidido girar en torno al nombre de la Virgen, la Vera Cruz, Santa Cruz, símbolo del leño sagrado, bandera del cristiano y mensaje de amor y sacrificio”. 
 
Así, “en el suelo se dibuja de forma ornamental en huecos una gran cruz cuyo centro es María: la Madre de los Estudiantes”, dividiendo  en las dos partes de la cruz: “Stipes (vertical , parte divina que señala al cielo) y Patibulum (horizontal, parte terrena, paralela al suelo), por geometría los laterales corresponden a la parte terrena que colinda con la peana, en estos aparecen en forma de relieves que ascienden de la totalidad del suelo la representación del mundo vano del hombre, en concreto, el egoísmo y la falsedad que tanto acechan en el mundo actual,  aparecen en el proyecto, pintados Adán y Eva que corresponden a la siguiente fase del proyecto”. 
 
La decoración ornamental está basada “en la combinación de mármol blanco y bronces dorados, similar a la decoración de los techos palaciegos, solo que en este caso, se traslada al suelo, quizá por la falta de referentes y el carácter pionero que tiene este proyecto, la libertad es máxima, así como también lo es la dificultad y la aceptación por el pueblo, hablamos de que en la Historia del Arte, el suelo es un elemento en cuya decoración hay escasos referentes, contamos también con que este suelo no va a ser pisado y nos metemos en la decoración de una bidimensionalidad plana mirando hacia arriba, algo cuyos referentes históricos son escasos o casi me atrevería a decir de forma osada nulos”.
 
Lo que este año procesiona corresponde a una primera fase. “Calculo haber acabado el suelo en su totalidad para la Semana Santa de 2020. Los materiales usados por ello son una combinación de madera, terracota, bronce dorado y metal dorado y orfebrería, todo ello acabado al óleo y pulido posteriormente a la cera”.

Y los Talleres malagueños de ‘Felicitación Gaviero’ han confeccionado una nueva saya procesional que se prevé estrene este Lunes Santo. Su marido, Francisco González, nos explica que se ha realizado con un tejido de tisú de oro y está bordada en oro fino. “El diseño corresponde al taller, que cuenta con el diseñador Antonio Rodríguez García”. 
 
La saya es de corte fino, “se inspira en el estilo antequerano, es decir, con mucha decoración en cristal y de mostacilla, como se hacía antiguamente en Antequera. Tiene corte simétrico y un eje central, donde se muestran unas hojas de acanto y unos boleos, van conformando todo lo que es el dibujo. Hemos buscado que el bordado no sea muy gordo, para corresponder al estilo antequerano, que es lo que la Hermandad quería”. 
 
Empezaron a trabajar “después del verano y ahora se ha terminado de bordar, a mitad de Cuaresma”, la llevaron el martes 6 de marzo y destaca la técnica de hojilla, con la que parece como si llevara incrustrada orfebrería dorada, pero es bordado. Como curiosidad del bordado de la saya: “Se ha sombreado cada uno de los hilos de la malla para que se viera porque se perdía con el fondo. Ha quedado muy elegante, muy clásico y con mucha categoría”. 

El Rescate empieza la talla de la nueva peana del Señor
Mientras, en La Trinidad, el nuevo trono del Señor que comenzara a procesionar en 2017, sigue su curso. Para este año, el ‘Taller Ortiz Jurado’ de Córdoba, con Manuel Jurado y Miguel Ortiz al frente, han trabajado en la parte superior de la peana, en la esquinas del trono, a falta de la parte inferior donde irán las figuras de Ángel Sarmiento Burgos. 

El Mayor Dolor continúa dorando el trono del Señor
En San Sebastián, el artista antequerano Miguel Ángel Bueno Valenzuela sigue con el dorado del trono del Señor, para este 2018 se estrenarán los dos laterales inferiores, dorados en oro blanco y oro de 24 quilates. También el artista local Raúl Díez de los Ríos Fuentes sigue con el exorno floral de la peana de la Virgen con flores que imitan al talco antiguo, enriquecidas con muchos tipos de abalorios, cristal de roca, madre de perla y nácar.
 
Se han preparado cuatro peanas en madera de cedro real para los ángeles que procesionan en el trono del Señor, donadas por la devota Teresa de Jesús Rosal Ramos, con motivos de hojarasca iguales a los del trono, realizadas por Bartolomé  García Pérez. Se han renovado las barras de hierro interiores de los varales del palio de la Virgen y se han sumado cuatro ropas de monaguillo para acompañar al trono del Señor y la Virgen del Mayor Dolor, realizadas y donadas por María Isabel Jiménez Cabello.

Consuelo: Primera fase de la renovación total del palio de la Virgen
Macarena Mellado Pérez en su último año del primer mandato ha pisado fuerte y se ha embarcado en la primera fase de la nueva renovación del palio de la Virgen del Consuelo. Así, se prevé que desde este año, cada Jueves Santo sea diferente de nuevo hasta ver terminado el proyecto.
 
En el trono del Señor de la Misericordia, lucirán las seis cartelas restantes del conjunto alegórico, que representan la iconografía de las siete obras de Misericordia, realizadas por Juan Vega Ortega. Además, en el conjunto de misterio, mantolín bordado en canutillo de oro para la imagen de San Juan Evangelista, donado por el grupo joven de la Hermandad, a raíz de bordados antiguos compuestos por Loli del Castillo.  Y tarro de ungüentos para María Magdalena, donado por el grupo joven y comprado en ‘Paula orfebres’ de Lucena.
 
Lo más destacado será el estreno de la primera fase del nuevo trono de la Virgen, compuesto por canastilla y arbotantes de madera de cedro sin tallar, realizados por Manuel Luis Toledano. 
También serán nuevas las bambalinas y estructura de techo de palio, a cargo de Joaquín Salcedo, siguiendo el boceto realizado por Javier Sánchez de los Reyes. Las nuevas bambalinas no irán separadas individualmente como las anteriores, saldrán sin bordados, en terciopelo liso, pero la delantera y trasera sí que llevarán incorporado el fleco y las borlas. La mesa, tablero y andas del trono, ejecutadas por Antonio Cabra. Y la estructura de la peana de la Virgen, a cargo de talleres de Orfebrería Montenegro.

Los Servitas amplían las andas de la Virgen y doran sus cabezales
Cerrando el Jueves Santo, la Cofradía de los Dolores con Julián Fernández al frente, mientras que estudian la restauración del manto procesional de la Virgen y el sueño del nuevo trono del Señor Caído, han trabajado para este 2018. De esta forma, el dorador local Miguel Ángel Bueno Valenzuela ha dorado los cabezales de las andas de la Virgen, que se han ampliado un metro, pasando de 60 a 72 hermanacos.

Los de ‘Abajo’ suprimen el guión para este Viernes Santo
El hermano mayor del trono la Virgen de la Paz, Ernesto González Ruiz, se estrena también como máximo responsable de la Cofradía. De entrada, la máxima novedad para 2018 será que han decidido eliminar la representación protocolaria en el guión presidencial de su Cofradía, uniéndose a la Pollinica, Estudiantes, Rescate y Soledad. Por otra parte, al cierre de nuestra edición especial, la Cofradía no confirmaba la presencia de la Infantería de Marina, por lo que podría darse el caso que dejara de abrir el cortejo procesional de la Cofradía de Santo Domingo.
 
Los de ‘Arriba’ restauran su patrimonio de bordados
En la iglesia de Santa María de Jesús, Antonio Cabello Garrido en apenas unos meses, ha iniciado la restauración de enseres antiguos, por medio de los talleres malagueños de Sebastián Marchante. Así, han renovado la túnica “corta” del Nazareno y el sudario de Cristo de la Virgen, además de encargarle la restauración del manto “azul” de la Virgen de cara al 2020, el año de su Cuarto Centenario. 
 
Para empezar se ha restaurado la sábana del Descendimiento, del siglo XIX, realizada en hilo de plata dorada y lentejuelas sobre tisú de plata, lo que es conocido también como el sudario de Cristo que se coloca a las Vírgenes como la del Socorro, abullonada con lazos de seda que barroquizan su puesta entre la saya y el manto.
 
“Es una red de bolillos hecha con oro fino y sobre esta red está bordado en hilo de oro con lentejuelas, chapillas y espejuelos. Casi la totalidad del bordado había ido desapareciendo, lo que hemos hecho es restaurar el que quedaba y rehacer el que se había perdido”, destaca Sebastián Marchante. Por otra parte, se ha mejorado la túnica del Nazareno, “la corta”. Se le ha hecho “una pequeña intervención, sin eliminar el terciopelo, pero el bordado estaba deteriorado y tenía pérdidas del material metálico, los encajes de las bocamangas y los del cuello estaban muy deteriorados”. 
 
Además, están ya con el manto de la Virgen, pensando que esté listo para el 2020. “Está casi dentro del bordado antequerano, si acaso destacar la perfección de las piezas y el hilo que emplearon, que es un hilo de camaraña que es extremadamente delgado, lo utilizaron con mucha destreza”. Para ello, “hemos corregido esos desperfectos que tenía, para poder sacar un patrón perfecto del manto, y ya se han desprendido telas, entretelas, forro, flecos que hay que hacer una réplica porque es muy particular cómo estaba hecho”. 
 
Además para recuperar el color original del manto: “Estamos sacando del interior de las piezas, pequeñas muestras del terciopelo y podremos tener el color original. El manto, se encuentra totalmente limpio, hemos trabajado ya en todo el bordado”.

La Virgen de La Soledad volverá a procesionar su saya de salida 
Por su parte, los del Carmen también estrenan hermano mayor, se trata de Salvador Cruzado que tuvo que ocupar el cargo provisional la pasada Semana Santa. La principal novedad es la restauración integral y pasado del bordado a nuevo tisú de plata de la saya “primitiva”, datada posiblemente a mediados del siglo XIX, tras dos años de trabajo en los talleres onubenses de Rafael Infante Toscano.
 
Artebord es la empresa que ha realizado los trabajos, donde el propio Rafael Infante nos explica que él es el director, aunque la propietaria es su mujer, María Dolores Romero, quienes venían colaborando en los últimos años con los talleres sevillanos de Santa Isabel de Sevilla. El trabajo ha sido muy complicado por “el tipo de bordado, un poco atípico, tiene ciertas influencias otomanas, con la calidad del bordado del siglo XVIII o XIX de nuestra época”. 
 
Está hecho en oro fino bordado sobre tisú de plata. “Nosotros hemos restaurado absolutamente todo y no se ha reintegrado absolutamente nada. El tisú de plata estaba completamente desecho y ha habido que traspasarlo a una tela de similar calidad y color”.  El tipo de bordado “es muy pequeño, es completamente distinto al estilo de bordado del cofrade andaluz, por eso el estilo antequerano es único”. Además, “la saya es un referente inédito dentro del bordado cofrade, teniendo en gran parte de su contorno, un sombreado de seda negra que caracteriza el conjunto. Tal vez porque su destino no fuese religioso al principio”.
 
El diseño es floral y la concepción piramidal, “junto con la expresión reiterativa del mismo, le confieren una aproximación al estilo barroco napolitano, si bien la cenefa inferior con abundancia de espejuelos, tipo talla diamante antiguo, dan un toque orientalizante al conjunto, recordándome vagamente algunos bordados de tapices y sillería del Palacio de Tockapi en Estambul”.
 
En cuanto a su labor de trabajo: “El primer paso para la restauración consistió en la reproducción exacta del dibujo, pormenorizando todos y cada uno de los detalles, a escala real. Tarea esta que solo la paciencia benedictina y el amor por las miniaturas, podría llevar a cabo mi hijo Raúl”.
 
Finalizado este proceso, se procedió a la limpieza del bordado, demarcándolo por pequeñas parcelas. “Primeramente, con la técnica de aspiración, succionando todo el polvo acumulado y seguidamente mediante técnica de arrastre con migas de pan en la dirección de los hilos de oro. Finalmente, se procedió a un exhaustivo cepillado con herramientas de finas cerdas para no dañar al bordado”.
 
Además “se recortaron las piezas fijándolas en el sitio destinado según el dibujo, cosiéndolas perimetralmente y retirando el papel del dibujo. Se realizan los tronqueados y ramas con el mismo tipo de cordonería, mandadas a fabricar exactamente iguales”. Y para seguir con el original, se busca “el sombreado en color negro, recreándolo nuevamente por el mal estado del anterior y toda vez terminada de fijar las piezas, se perfilan con un hilo de oro tipo entorchado de muy bajo grosor a fin de no alterar la visión del conjunto”.
 
Para esta labor, se ha hecho por su importancia “los tronqueados de lentejuelas, huevecillos, espiguillas... también mandadas a fabricar exprofeso, por la desaparición del mercado y así se van acabando el traspaso y restauración por pequeñas a parcelas. Reanudando el proceso sucesivamente hasta ver terminada la obra”. Por último, los del Santo Entierro recuperan en Antequera la figura del “muñidor”, que irá tañiendo campanas con toque fúnebre y acompañado por dos servidores-libreas. Un cuerpo procesional en el que se amplían diez nuevos penitentes para el Señor y otras tantos para la Virgen.
 
Nueva Junta Permanente en la Agrupación y volverá a salir el Resucitado de La Victoria
Para terminar, el Domingo de Resurrección, donde se estrenará la primera mujer como presidenta de la misma, justo en el año del 75 Aniversario, María Trinidad Calvo Gómez está desde ahora al frente también de las cofradías agrupadas. Tras la bendición-estreno el año pasado de una nueva imagen del Señor Resucitado, como última acción de Francisco Ruiz al frente del colectivo cofrade, realizada por Antonio Castillo Jarén, este año no se procesionará.
 
El motivo, las prisas en su finalización habrían podido llevar a unos fallos en el ensamblaje de las maderas, lo que tras trabajos de arreglo en este año, no se han solventado, por lo que la Agrupación ha decidido volver a procesionar el antiguo de la iglesia conventual de La Victoria hasta que se solvente el percance. Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).