Además fue pieza clave en el nacimiento de la Agrupación tras recogerse en varias ocasiones en sus páginas numerosas “llamadas” hacia la oportunidad y necesidad de la creación de una Agrupación de Cofradías siguiendo casos anteriores como los de Cádiz (1892), Málaga (1921) o nuestra vecina Archidona (1927). De hecho, en los actuales estatutos de la Agrupación de Cofradías, dentro de su preámbulo, se reconoce ese carácter dinamizador de “El Sol de Antequera”, principal fuente de información escrita sobre la Semana Santa de Antequera desde su creación hace ahora 100 años. 

En primer lugar, habría que dejar claro que durante varios años antes de la formalización de la Agrupación de Cofradías se batalló por la constitución de la misma con un objetivo claro: ser el ente que facilite la organización de procesiones en Semana Santa tal y como ya venía sucediéndose en otros enclaves ya advertidos. 

Ya en abril de 1942, “El Sol de Antequera” lanzaría un llamamiento para que las Cofradías se agruparan en un ente que “estudie y resuelva las dificultades económicas y determine anualmente cuáles deban organizar su salida”. 

La edición del 21 de febrero de 1943 de “El Sol de Antequera” abre en portada con la noticia de que la Agrupación de Cofradías era ya una realidad, haciendo alusión precisamente a la necesidad de “poner orden” entre las Cofradías así como ayudarlas en todo lo que fuera necesario para que Antequera no se viera privada ningún año de celebrar sus procesiones.

Es conocido el “antagónico” hecho de las posibles disputas entre Cofradías, de algún modo debidas por la ausencia de algún elemento que las regulara y, en cierta medida, evitara que cada una “obrara de modo independiente” llegando incluso a “entablar un forcejeo para alcanzar la mayor subvención municipal”. Esto, gracias a la Agrupación de Cofradías, comenzaría a cercenarse a través del establecimiento de unas normas y una organización que favoreciera a todos.

Pero vayamos por partes. El domingo 14 de febrero de 1943 se desarrolla una reunión con un solo propósito: elegir al Presidente de la Agrupación de Cofradías para, a partir de ahí, constituirla formalmente con una Junta Directiva. El resultado fue la elección “por absoluta unanimidad” de Francisco Ruiz Ortega, quien precisamente ostentaba también, en ese momento el cargo de Alcalde de Antequera, reconociéndose su labor como “promotor” de la Agrupación así como el hecho de considerarlo como “un antequerano entusiasta de su tierra y animado de los mejores propósitos”. 

Apenas unos días más tarde llegaría el momento culminante en el nacimiento de la Agrupación de Cofradías, pues fue el sábado 20 de febrero cuando, en casa del propio Alcalde y recién elegido Presidente de la Agrupación de Cofradías, se desarrollara “la primera reunión de la Agrupación para constituirse definitivamente”, por lo que formalidades eclesiásticas aparte (los primeros estatutos de la Agrupación de Cofradías fechados en el 1 de marzo de 1943 no se aprobaron por el Obispado de Málaga hasta el año 1945), ese 20 de febrero de 1943 puede considerarse como el punto de inflexión en el origen y constitución de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Antequera.

En dicha reunión del 20 de febrero de 1943 se realizaron tres acuerdos trascendentales: quedaría designada la primera Junta Directiva, se repartirían los días en que las Cofradías realizarían sus respectivas procesiones y se establecerían unas comisiones de trabajo para “imprimir mayor celeridad a los acuerdos”. 

Dicha primera Junta Directiva estuvo integrada por representantes de cinco Hermandades: la Real Archicofradía de la Santa Cruz en Jerusalén, la Pontificia y Real Archicofradía del Dulcísimo Nombre de Jesús, la Pontificia y Real Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario, la Hermandad de Servitas de Nuestra Señora de los Dolores y la Cofradía de Nuestra Señora del Consuelo. Habría, además, otros representantes de las autoridades civiles y eclesiásticas, siendo curiosa “la invitación” a José García Berdoy para que la Cofradía de la Soledad entrara también a formar parte de la recién formalizada Agrupación. 

Cinco procesiones en Antequera en 1943

En el año 1943, saldrían un total de cinco procesiones: los Servitas el Miércoles Santo, la Archicofradía de “Abajo” y la Archicofradía de Arriba el Viernes Santo (la Paz tenía prevista salida el Jueves Santo, pero tuvo que ser aplazada al día siguiente por la lluvia), el Santo Entierro desde la iglesia de los Remedios en la madrugada del Viernes al Sábado Santo y la del Resucitado el Domingo de Resurrección desde la iglesia de San Sebastián. 

Todas ellas se celebraron con éxito según reseñaba el a la vez director de “El Sol de Antequera” y Cronista de la Agrupación de Cofradías, José Muñoz Burgos, quedando reseñado en el número ordinario tras el desarrollo de la Semana Santa que “la Agrupación de Cofradías ha cosechado muchas satisfacciones, y ha quedado demostrado que con ella, si su labor es constante, pueden repetirse estos éxitos en beneficio de Antequera”. 

Queda claro por tanto, al igual que otras voces se han hecho eco de igual forma en recientes artículos publicados al respecto, la fecha simbólica que se considera como tal para señalar la forma la creación formal de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa es el 20 de febrero de 1943, estando fechada la propuesta de sus primeros estatutos el 1 de marzo de 1943, siendo aprobados estos definitivamente por el Obispado de Málaga dos años más tarde. 

Todo ello, teniendo en cuenta (tal y como demuestra la propia hemeroteca de El Sol de Antequera, así como correspondencia y documentación cotejada años atrás del primer Presidente de la Agrupación) que desde algunos años antes se tornaba la voluntad y la intención de hacerlo, siendo el punto de inflexión al respecto la Semana Santa de 1942, tras la cual y tras la irregular existencia de procesiones durante las cuatro primeras décadas del siglo XX, el propio Francisco Ruiz Ortega se erigió en la voluntad de poner fin a dicha situación ofreciendo incluso una subvención municipal de 30.000 pesetas destinada a la organización de procesiones en la Semana Santa, hasta entonces prestas más a la voluntad y devenir de las familias protectoras de las Cofradías en cuestión. 

Desde entonces, y a excepción de la década de los 60 en que la Agrupación no tuvo actividad (se reorganizó en 1971), la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Antequera ha venido funcionando durante estos 75 años como elemento imprescindible y vertebrador de nuestra Semana Santa, de una de nuestras tradiciones más importantes, de uno de nuestros legados más representativos que sigue conformando parte indispensable de la identidad de nuestra ciudad. 

Y así, Dios mediante, lo seguirá siendo... 

 

Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2018(pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).