Andrés Raya sitúa a ‘La Niña de Antequera’ y José Hidalgo la posiciona como una de las cinco mejores voces españolas más completas de los últimos tiempos. Y ¿quién fue ‘La Niña de Antequera’ en el mundo del Cante y del Flamenco?

Ofrecemos visiones de expertos del arte de la canción. Se compara con los grandes talentos con los que compartió escenario y también Hidalgo recuerda a Paco de Antequera y Juan Casillas, otros dos grandes referentes.

Y, ¿qué aportó María Barrús Martínez, ‘La Niña de Antequera’ al cante, al arte y al Flamenco? En esta ocasión, recurrimos a tres expertos del flamenco, nuestro compañero de estudios Francisco Reina Ruano, amante del Flamenco, que nos remite a un artículo de Andrés Raya; y de nuestra tierra, al experto y apasionado José Hidalgo. Entre ambos vamos a exponerles lo que aportó nuestra protagonista en puertas del centenario de su nacimiento. 

Para Andrés Raya, “se hablaba de artistas femeninas del mundo de la Copla que habían hecho incursiones en el Cante Flamenco, algunas con bastante acierto. A este respecto salieron a relucir dos nombres: Gracia de Triana, la cual goza de toda mi admiración y he hablado de ella varias veces en mis cuadernos, y, en segundo lugar, La Niña de Antequera, de la que yo recordaba que sonaba mucho en los aparatos de radio de mi niñez”.

Tras su infancia, apunta que se traslada a Jaén y con “sólo 12 años, dio a conocer sus excelentes cualidades cantoras, llegando a profesionalizarse hasta alcanzar plena popularidad antes de sus 30 años con el espectáculo ‘Sol Andaluz’ en el teatro sevillano de San Fernando. Triunfa también en el Price de Madrid y recorre varias veces España entera con los espectáculos de canción y cante flamencos al uso en los años 50 y 60. Recibió galardones como la Banda del Estrellato o la Medalla al Mérito Artístico, siéndole entregada ésta por Pepe Marchena”. 

 

Actuó junto a Manuel Vallejo, Pepe Marchena, El Niño de la Huerta, La Niña de la Puebla, Luquitas de Marchena, Canalejas de Puerto Real, Manuel Centeno, El Sevillano, Rafael Farina, Porrina de Badajoz, Antonio Molina, Juanito Valderrama,  llegando a coincidir incluso con Camarón de la Isla. 

En agosto de 1972 “trabajaba en un espectáculo de nombre “Los Famosos”, con Juanito Valderrama, Juanito Maravilla, Hermanos Valderrama y Manolo Alegría entre otros. El día 29 de ese mes tenían que actuar en Palma del Río (Córdoba) y, desde su casa sevillana, sobre las 6 y media de la tarde, María partió hacia allí en su automóvil, acompañada de Manolo Alegría, con tan mala suerte que fueron arrollados por un camión. Ella salió despedida de su asiento y resultó aplastada en el tórax por su propio coche. Trasladada a una casa de socorro, nada se pudo hacer y falleció a los 20 minutos de su ingreso. Tenía 52 años de edad, en plena madurez vital y artística”.

Grabó varios discos con copla aflamencada, muchas veces con orquesta y otros con sólo guitarra. “No voy a entrar en esas grabaciones y me limitaré a señalar que entre ellas hubo una muy popular, titulada ‘Mi perro’, que la gente de mi quinta seguro que recuerda. También grabó cosas estrictamente flamencas, acompañada, por lo general, por dos guitarristas sevillanos: cuando no tocaba Antonio Peana, es porque lo hacía Pepe Martínez. No fue larga en repertorio y los estilos más jondos (tonás, seguiriyas, soleares) ni los tocaba. Su voz la inclinaba hacia otras cosas: milongas, colombianas, serranas rematadas con el verdial granadino, alegrías, granadinas y fandangos, muchos fandangos”.

 Llama la atención que, “siendo de la provincia de Málaga, no solía cantar por malagueñas. Por el contrario, era una magnífica tarantera, lo que podría explicarse por su crianza en tierras de Jaén”, sigue Andrés Raya en su blog.

Por citar algunos temas, selecciona: ‘Linares ya no es Linares’, soleá y alegrías de 1959; ‘De la alegre Andalucía’, colombiana de 1960; ‘Dicen que a río revuelto’ fandangos de 1960; ‘Glosa a La Giralda’, milonga y fandango de 1962; ‘De Córdoba la llana’, alegrías de Córdoba de 1963; ‘El candil se me apagó’, taranta de 1965; todas con Antonio Peana. 

Y con Pepe Martínez: ‘Una rosa yo corté’, granadina de 1966; ‘Levántate Juan Valdés’, guajiras de 1967; ‘La goleta’, alegrías de 1968; ‘Entre flores silvestres’, serranas y verdial de 1968; ‘Paco El Herrero’, taranta de 1969; ‘Tiene que llegar el día’, fandangos de 1969.  Son una selección que basa el amante del Flamenco por grabaciones que ha encontrado y añade en su artículo para que se puedan escuchar, pero sabemos que hay muchas más, con letras y alusiones a Antequera y su vida.

 

  

José Hidalgo: ‘La Niña de Antequera destacaba porque cantaba de todo y podemos decir que es una de las mejores cinco artistas que recordamos nuestra generación’ 

Vive frente al Cine Torcal, nació en Antequera el 2 de agosto de 1953, fotógrafo de profesión, ya jubilado, Pepe Hidalgo es apasionado del mundo del Toro y del Flamenco. Es un personaje de la ciudad donde con buen tino sabe decir las cosas como las entiende, sin importarle ser claro y directo, como se debe ser la mayoría de las veces en la vida. Sobre María Barrús, la recuerda como “una cantaora muy completa, no hizo solo copla, se atrevió por todos los cantes, de ahí lo grande que fue”. 

Sobre la importancia que tuvo, nos responde con una pregunta atrevida: “¿Dónde pondrías a Rocío Jurado? Fue la más grande que ha habido, hizo de todo. Pues es un caso parecido, con el respeto y distancia con María Barrús. Ella hizo de todo, algo que pocos artistas hacen, como hizo Rocío Jurado y por eso ella fue la mejor, la más grande”.

¿Cómo definiría entonces a la ‘Niña de Antequera’?: “A mí me gusta decir que fue una cantaora, dominaba casi todos los cantes: lo hacía con la copla, canción española, cancioneros, hacía unos fandangos que eran impresionantes, personales, suyos, ¡de escándalo!, que no eran de nadie. Cantaba por alegrías, hizo una zambra que fue ella su creadora; milongas, hacía tanguillos, granaínas, malagueñas, saetas... y hacía una cosa que tenían que aprender, unas tarantas increíbles. ¡Eran de escándalo porque, guardando los cánones de lo que es la taranta, ella sabía darle un término suyo propio; y en los de ida y vuelta, los cantes que se fusionaron entre América y España, como las guajiras y las colombianas”. 

Tras escucharle, un ejemplo es ser referente al cantar algunos palos, y otro es atreverse a todos. “Así es, es como por ejemplo, Fosforito, para mí es el cantaor más grande que ha dado la historia. No es que fuera el mejor cantaor, lo que ocurre es que se atrevía con todo, ha sido el más completo que ha dado la Historia. Habrá quien haya cantado mejor que él por seguiriyas, otros por soleá, o por otro tipo de cante; pero él, como María Barrús, lo dominaba todo”.

¿Y eso por qué?: “Pues porque eso es lo fácil y lo complicado. Es muy fácil destacar en lo que te sale bien y no atreverte en los demás cantes. Pocos cantaores han cantado por todos los palos, como ella, La Niña de Antequera. Lo único que no le he escuchado, que puede que esté por ahí, pero yo no la he escuchado aún, es por seguiriyas ni por soleá. Las grabaciones que nos dejó son su principal testimonio, y hoy sigue siendo referente, pese a haber muerto en 1972”.

 

 
 

Una gran artista del Flamenco que pudo llegar a más si no llega a tener el trágico final

La considera, por tanto, “como una gran artista del Flamenco. Actuó con todos los grandes, algo que la pone en valor. Juanito Valderrama fue su padrino, y luego él la puso a su mismo nivel en los carteles de sus espectáculos. Ella se codeaba también con La Niña de los Peines, Porrina de Badajoz, La Paquera de Jerez”. ¿Y qué tenía su estilo que tanto seduce?: “A ella le salía del alma el arte, tenía su estilo, respetando los cánones, pero con su estilo”. 

Sobre sus letras, le preguntamos si tiene conocimiento que ella las escribiera: “No sé si ella componía sus letras o no, pero estoy seguro que tuvo que hacer muchas o darle las nociones para que se las escribieran, porque ella nos comparte su vida, lo mal que lo pasó, sus sentimientos y cuando la escuchas, ves que te está hablando ella, y eso sólo se hace si lo que dices te sale de dentro”.

Le preguntamos que nos diga en qué lugar estaría entre las grandes de la canción de los últimos años, de al menos los últimos 75 años, lo que nos llega la memoria con grabaciones y vídeos para los que no nacieron o la vieron en su época.  “Para mí, te lo digo a título personal, es muy complicado, pero te diría que de las que yo he escuchado, ella está entre las cinco mejores voces que lo hayan cantado todo. Me pones en un aprieto, pero ella es de las cinco mejores, junto a Rocío Jurado (que es la mejor), La Paquera, Perlita de Huelva, La Niña de la Puebla, sabiendo que cuando coincidía con María Barrús, la figura era la nuestra y la Niña de la Puebla iba, podemos decir, de relleno. Los puristas son muy delicados y no quiero decir que la de la Puebla no fuera buena, que lo era, pero no tenía tanto repertorio como la nuestra”.

La de Chipiona, Rocío Jurado “ha sido la cantaora más grande que ha habido en estos tiempos, el Flamenco lo dominaba de maravilla, pero ella se fue por otros cantos. Hubiera sido una más si se queda en el Flamenco, pero al salirse y hacer más cosas, fue la número uno indiscutiblemente”.Junto a ella, “ha habido muy buenas voces, pero no lo dominaban todo”. 

Hidalgo recuerda haberla visto cuatro veces: “Dos en el Cine Torcal, una en la Plaza de Toros y una en Málaga. Ten en cuenta que ella iba con todo lo mejorcito del momento: Enrique Montoya, el Niño de la Huerta,  Porrina de Badajoz, Juanito Valderrama... es que ella venía y volaban las entradas. Era lo mejor del momento, con todos ellos muy queridos por el público”. Sobre cómo cantaba: “Ella, como todos, cantaba con micrófono, pero yo recuerdo en el Cine Torcal, salirse para fuera y cantar sin micro y aunque a mí no me gusta, la gente se ponía a sus pies”.

 

 

Antequera, cuna del Flamenco

Terminamos nuestra conversación con Pepe Hidalgo, preguntándole sobre la importancia de Antequera en el mundo del Flamenco. “Esta tierra ha dado de todo. Hemos hablado de ‘La Niña de Antequera’, ¿pero cómo no citar a Paco de Antequera, que le tocó a los más grandes? Era un virtuoso de la guitarra. Y al cante, Juan Casillas podría haber sido el cantaor más grande que haya dado Málaga, y si me apuras, te digo que Andalucía”.

“Juan era la promesa del cante de Andalucía, con lo que hay grabado, los de ahora tienen de sobra para aprender de él. Hay gente que lo lleva dentro, como la rubia pequeña de 7 años que es una fenómena. Se nota que lo siente, que lo lleva, que sabe llevar el compás, que es la clave para ser artista o no”, considera que si sigue así, llegará a lo más alto.

Hidalgo expone que “hay cantaores que cantan bien, pero no saben llevar el compás. Artista se nace y se crece, no puedes quedarte en tus inicios, hay que aprender y crecer, y si esta niña, Victoria, sigue como va y va aprendiendo, va a ser una artistaza, un referente. Hemos hablado de María Barrús, lo complicado que lo tuvo y consiguió llegar a donde le permitió la vida y los 52 años. ¡Si no hubiera tenido la desgracia, hubiera llegado a más alto aún! ¡Hubiera sido un mito!”.

Volviendo a la pequeña bailaora: “Veo pocos vídeos, pero de ella, todos los que puedo. Hay que agradecerle a los padres que la respalden y la lleven a donde haga falta para que crezca. El Arte se tiene y ella lo ofrece con su forma de bailar. Ojalá a la lista de los grandes maestros que hemos citado antes, se vayan sumando más en los próximos años. Para eso hay que promover peñas, aficionados, actos, concursos, que hagan valer los talentos”.

Aquí queda nuestra visión de María Barrús Martínez ‘La Niña de Antequera’ por medio de expertos en flamenco. Terminamos con unos versos que encontramos en una de sus biografías (sin encontrar el autor), donde alude a su tierra donde creció, aunque naciera en Málaga:

 

Antequera te vio nace,

y orgullosa se encuentra,

de poder tener a la cantaora,

con más arte de España entera,

Niña de Antequera te pusieron,

para que tu nombre sonara

por todo el mundo entero,

como el mejor baluarte

que en Andalucía nacieron.

 
 
 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el viernes 14 de agosto de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).