La Esperanza, siempre la Esperanza. Es lo que tenemos que tener presente en estos tiempos. A pesar de la tiniebla que nos asola desde marzo, con la incertidumbre del futuro... siempre habrá una “nueva vida” que surja en nuestro día a día. Nos toca esperarla, como hace 2.020 años lo hicieron María y José.

 

Llega el 24 de diciembre, el día de Nochebuena, donde nacerá un niño en el interior de cada hogar, de cada hospital, de cada familia, de cada persona. Serán como cada año momentos mágicos para los más pequeños que disfrutarán su época más esperada y soñada. Vacaciones para quienes asisten a clase. Y días de reuniones de amigos y familias, con las medidas de restricciones obligadas por la pandemia. De soledad en las residencias o en casa de los que vivieron en plenitud. Y complicados en los hospitales. 

Desde El Sol de Antequera queremos ofrecerle estas 96 páginas y todos los reportajes, historias y vídeos que lanzamos en la edición digital y redes sociales para que como nos dice Lorena Sánchez en el vídeo de David Crespo: “Este año, la estrella está en tu interior. Búscala y hazla brillar por los que estuvieron, están y estarán en Navidad. Por Antequera y nada más, pero nada menos”. 

Dejemos atrás las malas noticias de estos 10 meses y busquemos el lado bueno de la vida. Como estuviera el propio San José, pongámonos al frente de esa persona en espera, que no tiene con quién estar. Busquemos el camino y seguro que alguien saldrá en nuestra ayuda. Sintamos a esos ángeles que tenemos en el Cielo, los mismos que nos hicieron creer en la Navidad o que nos hacían sentir familia, cuyos abrazos, besos o bromas tenemos en falta... Solo hay que buscarlos, están en ese gesto, mirada, palabra, de alguien que tiene su sangre.

 

Por muy mal que esté nuestra situación, no hacen falta lujos, ni rebaños, ni palmeros, ni falsos acompañantes... solo el Amor. En un pesebre, puede nacer cuando menos te lo esperes, esa Esperanza que llega a nuestra vida, igual que cuando es al contrario. Solo hay que estar atento. Y aunque tengas al lado figuras que las vean como un buey y una mula, ¡qué mejor compañía que alguien que esté contigo por lo que eres y no por lo que le puedas dar! Y llegará el jueves 24 de diciembre por la noche y la Virgen María dará a luz a Jesús, el Mesías, el Niño, el Salvador, el chiquirritín. 

¿Y cómo se puede vivir esa escena en nuestro día a día? Pues con una visita o llamada a los abuelos, a ese vecino que padeció contigo la pandemia, al que  saludabas a la hora de los aplausos o te ofrecías a ayudarle en lo que necesitara. Con un saludo o una sonrisa, aunque llevas mascarilla, a esa persona que trabaja o pasea por la calle. Con darle voz a tu corazón y sentir lo que es la vida y ser agradecido. Y en ese momento, estamos seguros que verás esa estrella que te hará salir al balcón para cantar: “Campana sobre campana, y sobre campana una, asómate a la ventana, verás el Niño en la cuna...”.

 

El Niño en forma de Esperanza que esperamos que vuelva a nacer, tras esta pandemia

Solo así podremos vivir esta Navidad como nos la enseñaron. Y ojalá que esa Esperanza nos dure para todo el año. Ayudar es gratis, solo cuesta que te salga del corazón. Que el 24 de diciembre, creamos en lo que sentimos y unamos la fuerza de nuestros corazones para que irradien esa Esperanza que debe alumbrarnos en el Año Nuevo, en el 2021. Porque a pesar de lo padecido... ¡Siempre sale el Sol... por Antequera! Y que sea lo que el Niño quiera...

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 19 de diciembre de 2020. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).