El pasado viernes 18 de enero nos encontramos con esta situación: llega el camión, se mete en la Plaza de San Sebastián, se baja, hace sus trámites de carga y descarga y adiós. No hubo problema para nadie, pero creemos que estas zonas se deben respetar porque no están para eso, especialmente cuando es una plaza monumental y hay un lugar cerca para hacer esto.
 
Más información, edición impresa sábado 2 de febrero de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).