Es una comodidad para los estudiantes, pero se producen dos problemas. 

El primero, que casi nunca se respetan las zonas de parada por otros coches (ver la foto) y tienen que parar en doble fila; y segundo, a veces sí las hay y los conductores optan no maniobrar. ¿No ha llegado el momento de habilitar una parada en una zona próxima sin estorbar el tráfico?