El miércoles 21 de septiembre la calle Cantareros volvía a lo que era antes del verano, una calle sin toldos que fueron retirados horas antes.

A pesar de que han realizado su cometido, quitar el sol que hay en la zona, reduciendo algunos grados de calor en las aceras, lo cierto es que por las noches, se convertía en una zona más oscura de lo normal, ahora, vuelve a tener luz. Más información, edición impresa sábado 23 de septiembre de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).