Las obras en la plaza de San Sebastián obligaron a modificar la entrada a la iglesia, por la calle Encarnación. Una puerta que vio mejorada la accesibilidad, con la instalación de un escalón, eliminando la altura de madera colocada provisionalmente.

Las quejas de los usuarios derivaron en la creación de dicho escalón, aunque algunas personas piden que se coloque una rampa para mejorar aún más la entrada. Más información, edición impresa sábado 2 de septiembre de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).