Debido a las obras de la Plaza de San Sebastián, la iglesia ha habilitado la entrada de calle Encarnación para que los feligreses puedan entrar a la iglesia. Pero no todos pueden entrar, ya que son los propios feligreses los que demandan una rampa para los personas con discapacidad y mayores, ya que en la actualidad solo existe un escalón de madera para el acceso.

Seguro que ya lo estará mandando corregir el Ayuntamiento. Más información, edición impresa sábado 12 de agosto de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).