Cuando en ocasiones se denuncia que no se cuida el mobiliario urbano, se necesita eso de que una imagen vale más que mil palabras. 

Y eso es lo que demuestra esta imagen tomada el sábado 17 de junio en calle Los Tintes donde un bolardo de piedra está arrancado literalmente de cuajo del acerado. No se puede permitir este tipo de situaciones en nuestra ciudad.