Esta semana hemos podido comprobar cómo se han instalado carteles informativos por todo el recorrido del autobús urbano de la ciudad, dejándose ver grandes plataformas que serán de publicidad, en zonas tan monumentales como San Sebastián o ante el Teatro Torcal.

Por fin llega la marquesina esperada por los usuarios en la plaza del Coso Viejo, algo que se venía demandando desde hace bastante tiempo.

El hartazgo de la sociedad es evidente: España quiere dejar de una vez de acudir tan a menudo a las urnas para elegir a su representante en el Congreso y el Senado. Y es que, no es tontería: llevamos cuatro comicios generales en cuatro años. Nuestra ciudad se volvió a acercar a un colegio electoral...

No es la primera vez que nos encontramos la calle Nájera de esta manera, con numerosos vehículos aparcados en la acera y además, de forma completa, no solo un lateral; impidiendo así el paso de los peatones.

Algunas veces nos preguntamos si las campañas de cuidado del medio ambiente o si los contenedores, sirven para algo.