No ha sido una mañana cualquiera la de este viernes 30 de noviembre en el Ayuntamiento de Antequera. 120 niños, acompañados de sus profesores, de los centros Nuestra Señora del Carmen, Sagrado Corazón de Jesús y Atalaya, entraron con una ilusión bárbara y gran concentración al Salón de Plenos. Todo estaba preparado: arrancaba el Pleno Infantil Municipal.

 

Entrando en más detalle, los centros protagonistas en esta edición del 2018 fueron: Nuestra Señora del Carmen, representado por los ‘concejales’ Jaime López Díez de los Ríos, Paula Cano Tovarias, Antonio Jesús Casaus Perdiguero y María Jesús Prados Palomo; Sagrado Corazón de Jesús, que tuvo voz a través de Sara Inani y Álvaro Rodríguez Fernández; y en nombre de Atalaya, Juan Miguel Romero Santos, Dalia González Pérez, Desiré Martín Zafra y Juan Reina Mota.

La Convivencia, eje vertebrador del Pleno

Con el alcalde de la ciudad, Manuel Barón como presidente, acompañado de los alumnos y ‘secretarios’ Antonio Pablo Ruiz Rico y Leila Muñoz Mustafi, se dio inicio al Pleno con la lectura del acta del Pleno del año y su correspondiente aprobación por todos los presentes. Un preludio de lo que sería el eje central de este Pleno Infantil, que giró en torno a la reflexión de la convivencia entre unos y otros.

Barón introdujo dicho tema de debate, alabando la labor de los colegios en este aspecto: “Si no hubiera colegios, la humanidad no existiría, no se hubiera desarrollado tal y como está hoy en día”. Tras esto se escuchó un cuento en forma de audio, el cual escondía una historia sobre normas de convivencia. Así, se dio el turno de palabra a los colegios.

En primer lugar, dio sus propuestas sobre cómo mejorar la convivencia el Colegio Nuestra Señora del Carmen, quien centró sus apreciaciones en la libertad de expresión de los niños, la forma de comportarse cívicamente en la ciudad y cómo mejorar la relación con los compañeros y alcanzar el bienestar en las aulas.

Por su parte, el Sagrado Corazón de Jesús propuso que la convivencia se mejora desde la empatía y el buen comportamiento en todos los lugares: “Debemos aprender a saber ponernos en el lugar de los demás. Hay que prevenir los conflictos antes de que aparezcan”, detallaba Álvaro Rodríguez Fernández.

Por último, el centro de La Joya y La Higuera Atalaya centró su discurso en el respeto, concepto que estableció como clave para la mejora de vivir unos con otros.

El alcalde respondió a los ruegos y preguntas

Los demás alumnos también tuvieron oportunidad de realizar peticiones al alcalde.

Pablo, de Nuestra Señora del Carmen, rompió el hielo y aconsejó a Barón que se hagan jornadas de intercambio de experiencias entre diferentes generaciones para conocer cómo ha evolucionado Antequera.

Un alumno propuso mejorar la accesibilidad en las calles, y otro, en esta línea, se refirió a la posibilidad de eliminar los bordillos de las calles.

Una buena cantidad de ideas que el alcalde fue respondiendo sin excepción y de las que a buen seguro tomó nota para el futuro.

Más información, edición impresa viernes 7 de diciembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).