“No vengo aquí como alcalde” fueron las primeras palabras de Manuel Barón al comenzar su charla sobre el Patrimonio y la Semana Santa en Antequera. En el salón de actos del Instituto Pedro Espinosa ante los alumnos del CEPER Ignacio de Toledo, hizo un recorrido por la historia de nuestra ciudad con el objetivo de poner en contexto la Semana Santa que conocemos en estos días.

Comenzando por nuestro Patrimonio Mundial, los Dólmenes y sus orígenes, incidiendo en la orientación y sentido de su dirección. “No hay vestigios de símbolos con sentido religioso anteriores a nuestros dólmenes”. La religión cristiana y su evolución fue el siguiente tema que contextualizó Barón, relacionándolo con Antequera: “Antequera es un hecho singular en su concepto urbano y religioso”. El paso de las diapositivas trasladó a los alumnos a los Dólmenes, a la Meca y a una vista aérea de la catedral de Notre Dame. “Estamos en una tierra privilegiada, por eso se fijaron en ella a través de los milenios”, continuaba Barón.

La charla llegó al comienzo de la Semana Santa, cuando la Reconquista empieza a expandirse por toda Antequera: “No hay Reconquista como la de Antequera, se escriben hasta romances en referencia a esta”. Barón explicó el sentido de las primeras Cofradías en Antequera: “Las Cofradías del siglo XV, XVI y XVII eran verdaderas entidades de acción social, ayudaban a los hermanos que lo necesitaban”. En la época de creación de las primeras escuelas de imaginería, Antequera ya era el corazón de Andalucía: “La antigüedad de las imágenes de Antequera son inalcanzables”.

También habló del trono que más se asemeja a la proporcionalidad del número áureo: la Virgen de la Soledad. “Podemos presumir los antequeranos de tener una Semana Santa única, pronto será reconocida a nivel Nacional”, finalizó el maestro Manuel Barón. Más información, edición impresa sábado 7 de abril de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).