Esta semana, Antequera ha sido noticia por el trágico caso de un joven de 44 años que padeció un “ictus” mientras aguardaba en la sala de espera de Urgencias del Hospital de Antequera, pasando varias horas hasta que se percataran y falleció ayer tras varios días de lucha. 
 
Periódicos, ediciones digitales, emisoras de radio, televisiones y redes sociales se han hecho eco de la noticia, de un conocido vecino de la Comarca que trabajaba en Antequera, tras estudiar en ella y que por unas dolencias que notó decidió ir él mismo a Urgencias.
 
Dejando a un lado el suceso, los trágicos desenlaces, la espera, la denuncia, o las medidas que se tomen, hay que actuar ya y mejorar las Urgencias en Antequera, Málaga, Andalucía y España.
Cuando aún es reciente la confrontación en Cataluña, uno se puede llegar a preguntar: ¿saldremos algún día a la calle para pedir más hospitales, más investigación, más servicios de atención sanitaria, más ambulancias?
 
Hasta ahora no lo recuerdo, salvo cuando la Comarca reclamó su Hospital Comarcal en Antequera, la segunda de toda Andalucía que no lo tenía aún en su época. Precisamente desde el traslado del Hospital desde la calle Picadero al Polígono, Antequera no ha mejorado los servicios de urgencias en un aspecto básico: ¿qué es urgencia?
 
Éste debe ser algo que surja con síntomas de empeorar y producir un desenlace complicado o una emergencia que ponga en peligro una vida. Luego hay “urgencias” como resfriados, gripes, lesiones por caídas, entre otras muchas, que en el caso de Antequera estarían ideales en el Centro de Salud, como en su día tuvo Urgencias las 24 horas.
 
Si observan, el caso es el mismo que las ambulancias. Antequera precisa unas Urgencias y una ambulancia para una ciudad con más de 40.000 habitantes, y luego tiene un Hospital con sus Urgencias y ambulancia para casos graves y para atender a la Comarca y accidentes de las amplias carreteras que existen.
 
Nos da la impresión que a veces se fusionan las urgencias graves y las urgencias que surgen por no poder disponer del médico de cabecera de inmediato. Algo falla. Aunque las estadísticas no paren de dar certificados de calidad, hay especialistas y buenos profesionales que no pueden hacer más, suponemos que lo mismo pasa en otros hospitales. De hecho en la capital no para de haber críticas por casos parecidos.
 
Al igual que hay pedanías, ayuntamientos, diputaciones provinciales, comunidades autónomas y gobierno central, lo mismo tendría que haber en Salud, partiendo de centros locales, hospitales, comarcales, provinciales y regionales. Y si no hay dinero público, pues reduzcan en número de representantes políticos o incluso en organismos, pero nunca lo hagan en Sanidad.
El caso de Ángel, no será el último por desgracia. Ojalá algún día se solucione el problema sanitario porque la vida se puede perder en un segundo, por supuesto, pero cuando estás varias horas esperando a que te atiendan... es porque algo falla desde arriba. ¡Descansa en paz, amigo!