En las últimas 24 horas, hemos pasado del amor al odio, con dos temas: la educación y las cofradías. Por un lado, ¿qué pasa con los colegios concertados? Y por otro, ¿y con las cofradías? Tras la alarma e incertidumbre creadas por colegios y padres de los centros concertados ante el presumible cierre de aulas para el próximo curso, la delegada de Educación de la Junta de Andalucía, Patricia Alba, tranquilizó exponiendo que “en Málaga se mantendrá el concierto con todos y cada uno de los centros que actualmente tienen alguna etapa concertada”. 
 
Pero la duda surge, ¿y con los que quieren empezar a cursar en estos centros en los próximos cursos? ¿Habrá las mismas plazas y clases que hasta ahora, o se cerrará alguna de las mismas? Ante ello, la parlamentaria andaluza del PP, Marifrán Carazo, justifica esta actitud tras cuestionar la Educación Concertada, lo que “supone restar libertad a las familias a la hora de elegir qué modelo prefieren para sus hijos”.
 
Y al ver la reacción de los padres, recogida de firmas y anuncios de concentraciones, es cuando “el Gobierno andaluz se siente a negociar a marchas forzadas, cambiando el discurso en el último minuto y confirmando que no se iban a proponer unidades nuevas en ningún centro, ya que solo se van a mantener las estrictamente necesarias”.  Por todo lado, desilusión en el mundo cofrade local al conocer que la Delegación de Hermandades y Cofradías no considera “suficientemente justificada la solicitud de llevar a término la salida procesional extraordinaria” prevista para el 13 de mayo.
 
Por cuarta vez, no llega a buen puerto en 17 años, una  procesión extraordinaria en Antequera. La primera fue en el 2000 por el Año Jubilar, luego en el 2010 por el Sexto Centenario, después fue por el Año de la Fe y ahora por el 75 Aniversario de la Agrupación. La Iglesia se renueva cada domingo en la celebración de la Eucaristía. Ahí es donde los cristianos tienen que reunirse para conocer y vivir el misterio de la Resurrección. Una vez concebido, deben vivir la Fe fuera de los templos, todos los días de su vida.
 
Esa creencia se manifiesta en vocaciones religiosas, catequistas, miembros de Cáritas, cofrades y fieles anónimos. Entre las prioridades pastorales de la Diócesis, se propone acompañar, discernir, renovación de la Pastoral familiar y impulsar las vocaciones. Éstas deben ser las guías de todo cristiano para vivir la fe en este ejercicio. Son los enfoques de las actividades que se propongan. Junto a todo ello, se podrán buscar otras iniciativas de promover la Fe, pero siempre dentro de las directrices de la Iglesia.
 
Es comprensible la desilusión de los cofrades, que querían su “magna” como la tienen últimamente en muchas localidades. Y se tendrá, lo que habrá es que coordinarla desde el primer día con la Diócesis, y ver cuándo y cómo sería factible y seguro que en breve se dispondrá una de ellas al fin. Entre tanto desencuentro, siempre nos quedará el amor imposible de Tello y Tagzona, los Amantes de la Peña de los Enamorados, que este 14 de Febrero tendremos presentes.