En medio de la doble crisis de la Prensa (la de identidad y la de la pandemia), este sábado 1 de agosto cerramos nuestra relación de impresión con la rotativa de Córdoba, a la que acudimos hace 18 años, en 2002, ante la necesidad de pasar de la impresión en máquina plana a la de rotativa, completando todo el proceso de cualquier cabecera de primer orden ante el aumento de edición de ejemplares.

Acudimos a ellos al no haber entonces cerca de nuestra ciudad una planta que nos permitiera seguir avanzando en nuestra labor informativa. Imprimir estas páginas en la misma máquina que “El Mundo”, “La Razón”, “Diario de Córdoba”, “20 minutos”, “Sport”, entre otros muchos, era un plus de saber que estabas en primera fila de la Prensa desde el inicio hasta el final de poder tener el periódico en tus manos.

Entre la crisis económica, la búsqueda de adaptación del Periodismo a las nuevas tecnologías, la fuente de ingresos de los medios tradicionales (el papel) y el haber trabajado gratis durante tantos años en Internet, se ha ido dificultando el mantenimiento de cabeceras y con ellas de imprentas de gran volumen como la planta que ha sido nuestra casa estos años.

Vino la crisis del papel, la económica, la bajada de ventas, le entrada de Internet, el cierre de plantas impresoras en Andalucía, o la apertura de una en Antequera bajo la cabecera de “La Opinión de Málaga”, nuestro acuerdo con “Diario Sur” de ofrecer a nuestros lectores los dos periódicos referentes de Antequera y Málaga. Muchos cambios, adaptaciones y decisiones que tomar para mantener vivo el formato de papel.

Prensa Ibérica compró el Grupo Zeta, que tenía la planta de Antequera  y en esta época de pandemia ha decidido cerrar la cordobesa y apostar por la de nuestra tierra.

Damos desde aquí las gracias a Iniciativas de Publicaciones e Impresión por habernos tratado igual que a cualquier diario, las facilidades dadas en cuanto al tamaño de nuestras páginas, el cierre de nuestras ediciones cuando la noticia lo requería, esos especiales de Elecciones Municipales, o el número histórico y extraordinario del Centenario o los dos últimos especiales de Semana Santa, el último de ellos fue un milagro rozando el inicio del estado de alerta y poder haber lanzado un número tan amplio.

Agradecemos a todo el personal sus atenciones, amabilidad y trato, destacando especialmente a Rafa y Antonio de preimpresión, y sobre todo, en mayúscula, a David Berjano, nuestro embajador en la imprenta, que nos ayudó a que el sol saliera estos 18 años, en forma de periódico, cada semana. Alguien que recordamos siempre que hay un acto especial en nuestras vidas por lo que él sabe...

Dejamos una relación de 18 años y mantendremos la amistad de parte de nuestra familia de tinta y papel que se queda ahí para siempre. Quienes estamos dentro, padecemos los cambios, decisiones, injusticias, interrogantes, situaciones que sufre cada día este sector.

Y por último, la próxima semana daremos la bienvenida a la rotativa con sede en Antequera, con la que volveremos a elaborar todo el periódico en nuestra tierra, como desde 1918... porque siempre sale el sol.

Seguiremos, como siempre, el romanticismo del Periodismo, con su eje que es el papel, así como apostando por las nuevas tecnologías y canales de distribución.

A los lectores, les agradecemos su confianza por seguir leyéndonos. Y si nos permiten: ¡compren periódicos, hagan su suscripción y ayuden a seguir informándoles profesionalmente y dejando escrita la Historia reciente!

Gracias.

 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 1 de agosto de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).