Decía el pregonero: “A Antequera, en llegando la Primavera, la cruza un ramalazo de dolor”. Así es, ya estamos en la semana previa a la Semana Santa. Antequera se prepara para recibir a sus hijos que emigraron y, sobre todo, a un cada vez mayor número de turistas, atraídos por el Sitio de los Dólmenes de Antequera, cuyo nombramiento como Patrimonio Mundial, no hace falta decir, está disparando las visitas.
 
Hay muchas tareas por hacer. A los cofrades. Seguro que montarán los tronos como nunca, organizarán las procesiones como siempre. Se esmerarán en las formas, en la puestas en escena, en mantener el estilo antequerano. Pero seguro, que aunque no se diga públicamente tanto, tendrán en cuenta que antes son cristianos, y dejarán las rencillas, los problemas, las críticas, el cariz que les aleja de lo que verdaderamente es la Semana Santa.
 
A los hosteleros y comerciantes. ¿Saben la de gente que se espera que vengan este año? Se supone que más y más que los anteriores años. El Viernes Santo de 2016 ¡vimos hasta cruceristas de Malta! Se prevé que vengan todos los días, a cualquier hora. Seguro que ya tienen listos sus horarios, recetas y atención exquisita para que se lleven un buen sabor de Antequera.
 
A los vecinos. Una ciudad que presume de patrimonio, de cofradías, de Semana Santa, tiene también que hacerlo de sus gentes, de sus calles. Para ello, ya preparan las mejores galas para adornar fachadas, la amabilidad para ser esos guías turísticos de a pie de calle para cuando nos pregunten a qué hora sale la procesión, por dónde y desde qué iglesia.
 
A nuestra Agrupación de Cofradías. Llegan unos días importantes, donde debe primar el carisma cristiano. Como dicen los sacerdotes, que no se nos olvide que lo importante es el Triduo Pascual. ¡Que no nos quedemos en el Viernes Santo y se nos olvide el Domingo de Resurrección! Y, por esperar, ¿recuperaremos el “encuentro” de la Paz y el Socorro en la Plaza de San Sebastián?
 
A nuestros vecinos. Este miércoles 5 de abril, lanzaremos el Libro de la Pasión y Gloria de la Semana Santa de Antequera de 2017. Un año muy especial, por ser el primero sin que nuestro director perpetuo, Ángel, nos guíe en persona, aunque lo ha hecho espiritualmente con su presencia en nuestros corazones. Este mismo fin de semana y hasta el propio martes, estaremos cuidando con todo detalle, como él hacía, el Especial del Decano, en puertas del Centenario.
¡Gracias por habernos marcado el camino y a todas las personas que lo están haciendo posible! A falta de poder hablar con él en persona, no han parado amigos de llamarnos, de apoyarnos, en estos momentos que lo recordamos intensamente.
 
“¡Que pongas a... en la portada!”, “¡Que los sacerdotes tienen que hablar del Triduo Pascual!”, “¡Que hay que presentarlo y repartirlo pronto, que nuestros lectores lo están esperando...!”. Que así sea, esperamos poder cumplir con lo que nos enseñó. El miércoles, querido lector, lo tendrá en mano, en su casa, en su comercio, en su punto de prensa...