Hay un viejo tema, tocado infinidad de veces en nuestro semanario: aprovechando las magníficas relaciones Universidad de Málaga-Ayuntamiento de Antequera, deberíamos contar con alguna Facultad o Escuela Universitaria, como la de Magisterio de la Inmaculada, que aumentara la oferta educativa de Antequera, con todas las infinitas ventajas que reportaría, "abriendo" la UMA a la provincia –como Ronda, con sus Cursos de verano, apoyados por Unicaja; Vélez y Marbella–, o lo que es igual, posibilitando que muchos jóvenes puedan venir a estudiar, cuando en muchos casos no lo hacen en la capital por el costo que ello supone.

Ahora, el Grupo de Izquierda Unida y el PABA presentan al Pleno mociones para que se implanten en Antequera la Enseñanza Artística Superior de "Diseño Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Cerámica y Vidrio" y otra de Sanidad. Las propuestas se basan en que en todas las Comunidades Autónomas de España, menos Andalucía y Navarra, este régimen de estudios está activado desde hace varios años, destacando que en nuestra Comunidad, incomprensiblemente aún no funcionan: "el alumnado de nuestras escuelas, que económicamente pueda permitírselo, tiene que emigrar a otras comunidades para poder cursarlos, recibiendo un trato discriminatorio, propiciándose un agravio comparativo inadmisible en un Estado de Derecho". Para remediar esta situación, proponen al Ayuntamiento instar a la Consejería de Educación a que ponga en marcha la inmediata implantación en Andalucía de los Estudios Superiores, Grados en Diseño, Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Cerámica y Vidrio, "ya que estas enseñanzas pueden tener una elevada demanda en Antequera, donde se imparte un bachillerato de la modalidad de Arte, tenemos un rico patrimonio histórico y está altamente vinculada a la investigación y a la innovación en el campo artístico y en el diseño, aspectos éstos que han constituido el fundamento de las Escuelas de Arte desde su creación".

Nos consta –fuimos testigos de gestiones que Ricardo Millán hizo con la rectora de la Universidad Adelaida de la Calle– de la buena predisposición de la UMA, si es que a ella tiene que acogerse la Escuela, cuyos beneficios serían impresionantes: se formarían alumnos que tendrían una labor encomiable que llevar a cabo en sus sitios de procedencia, ayudando a recuperar nuestro Patrimonio.

 

Podría ser el momento de instar "a quien corresponda" a mover el tema, y mejor todavía si se encarga a alguien en concreto que lo siga directamente hasta lograr los resultados que todos deseamos. Y todo, sin olvidar las propuestas de una Escuela de Enfermería –que nos "birló" Ronda hace unos años, cuando mejor funcionaba la que dirigía el doctor Salvador Abela– o la de Agricultura, de beneficios incalculables no sólo por la diversidad de cultivos donde estudiar, sino de Industrias Agrarias como las del Aceite, Leche, Horticultores, Conservas Vegetales y otros…