Este lunes 16 de Septiembre, Antequera vive una nueva fecha para recordar, cumpliéndose 609 años de la reconquista de la ciudad por parte del Infante Don Fernando. Se ponía fin así a una campaña que iniciaba meses atrás, en abril de 1410 desde Córdoba, y que terminaría por pasar a la historia, no solo por lo laborioso de la contienda, sino por lograr ser una pieza clave en la reconquista de Al-Ándalus; de ahí, que el Infante llevará el sobrenombre de “El de Antequera” desde entonces.

 

Aquel hecho marcó una época en nuestra ciudad y siendo una fecha tan señalada es de lógica, que deba ser recordada para siempre y que la ciudad se implique al cien por cien en conocer aquella efemérides, lo que en ella se jugó y cómo cambió para siempre el devenir de la ciudad.No estamos hablando de nada extraño. Solo tenemos que mirar hacia Málaga y fijarnos en cómo han logrado recuperar con su Cabalgata Histórica una parte esencial de su vida. Y en Antequera, ¿qué hacemos?

 

Nuevamente el 16 de Septiembre se ha tomado como punto de reconocimiento a antequeranos de nacimiento, adoptivos e instituciones para alabar su labor y distinguirles como se merecen. Una fecha bien elegida por el Ayuntamiento y que le da el realce que se merece.Este año además, sumamos una clase práctica de toreo recordando así a las antiguas corridas de toros que se celebraban por la festividad de Santa Eufemia, Patrona de la Ciudad desde el siglo XV.

 

También, miramos hacia la apuesta que han realizado por parte de Tu Historia para hacer una recreación de la toma de Antequera en la Alcazaba este lunes 16 a las 13 horas. Sin duda, una gran ocasión para acercarnos a conocer desde dentro nuestra historia. Además, este año, la Verbena del Vecino se adelanta casi una semana, participando a su manera en las Fiestas Patronales de la ciudad, y aprovechando que este lunes 16, además es festivo local.

 

Buenas apuestas, que deben en su medida, contar con el respaldo de la ciudadanía, y como ven, sin un resquicio de nada de religión, porque si miramos ese aspecto, también tenemos la procesión de Santa Eufemia, sus candelas, la víspera de su festividad y su función votiva perpetuada a lo largo de los siglos desde aquel 1410; tras las fiestas de los Remedios.

 

Todo esto son apuestas que deben seguir en alza, dando el valor que nuestros antepasados se merecen y que de alguna manera, dejaron su huella para la ciudad que tenemos hoy ante nosotros.

 

No es cosa nuestra el valorar este día como se merece. Ya lo hicieron con anterioridad, el vicario Antonio López Benítez, Juan Alcaide de la Vega, Juan Manuel Moreno García o Juan Segundo Díaz Núñez. Antequera se merece tener un día para ella, para engrandecerla, para sentirnos orgullosos, reconociendo nuestros errores y aprendiendo de ellos; pero sobre todo, para que no olvidemos nuestra historia y lo que ella representa. De nosotros depende, del sentir de esta tierra, de estar orgullosos de ella.