Toda pérdida es dolorosa. El fallecimiento de un ser querido es algo que marca nuestras vidas. Dentro de ellas, están además las personas que dejan huella en una ciudad. Esta semana hay dos ejemplos en Antequera: Carmen Acedo y Rosario Madrona.