Se suele decir que tenemos que esperar a que pase una desgracia para que se haga algo en mejorar diferentes aspectos de Antequera. En este caso, hablemos de seguridad.Este miércoles 19 de septiembre tuvimos que contarles en nuestra edición digital el atropello de una mujer mayor en la zona de estacionamientos del Coso Viejo.Pese a llamarse de momento a la Ambulancia, el vehículo tardó en llegar cerca de 15 minutos.

 

Nosotros nos preguntamos: ¿podría haber llegado antes? Creemos que sí.Una situación de necesidad que debería solucionarse más pronto que tarde. La situación geográfica de nuestra ciudad, junto con lo amplio de nuestra Comarca, debería hacer pensar del motivo de excepcionalidad por el que Antequera tendría que contar con un servicio de emergencias como el que tiene Lucena, por poner un ejemplo cercano.La situación de las ambulancias en Antequera, que denunciamos hace varios meses, continúa sin solucionarse, ya no solo por la falta de vehículos, sino porque nuestra ciudad no cuenta con un punto médico de urgencias en el centro urbano.

 

Desde estas líneas, queremos ser reflejo de la necesidad de nuestros ciudadanos y solicitar, como ya lo había en Campillo Bajo, un punto de urgencias en el casco urbano de nuestra ciudad, que igualmente serviría para “desatascar” la situación que se vive en las Urgencias de nuestro hospital y derivar a los pacientes con dolencias menores a ese punto, sin tener que acudir al Hospital de Antequera.Ni que decir tiene que los facultativos y demás profesionales con los que contamos en nuestra ciudad, provincia, comunidad andaluza y país es motivo de orgullo para todos los ciudadanos de Antequera. 

 

Lamentamos que esta situación siga siendo “vox pópuli” y que, al llegar las elecciones, todo parezca que se va a solventar. Y es que el próximo año nos esperan comicios municipales, quizá antes lleguen los autonómicos. Todos ellos con la siempre repetitiva promesa, espetada por la administración competente: llegarán las urgencias al casco urbano, tendremos un retén de bomberos más cercano para evitar desastres como el producido en Santa Catalina...

 

La realidad, sin embargo, es otra. Los ciudadanos terminan cansándose de escuchar promesas, a veces repetidas cada cuatro años, donde se promete que todo mejorará en los cuatro siguientes. La pregunta es: ¿no ha habido tiempo de cambiar las cosas ya? En ocasiones no es más que tener voluntad política para conseguir mejorar, aunque sea un poco, la vida de los ciudadanos.En Antequera no podemos esperar más.

 

Un punto de urgencias en pleno casco urbano de Antequera vendría a solucionar muchos problemas. De la misma manera, un retén de bomberos cercano, evitaría males mayores y, a buen seguro, llegaría varios minutos antes de lo que ahora llega, evitando males mayores.Las elecciones son un buen punto de partida para solucionar los problemas, pero, ¿cuándo se llevarán a cabo? ¿Y si nos tomamos más en serio los problemas de los ciudadanos?