Las organizaciones agrarias de la provincia de Málaga han movilizado a los agricultores para concentrarse en las carreteras de Antequera este jueves 13, con el fin de protestar por la situación del campo andaluz y pedir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que asuma esta reivindicación como un problema de Estado, por lo que esperan reunirse para exponerle que el agricultor español se siente despreciado ante los aranceles de Estados Unidos, la igualdad en la Unión Europea y las políticas de empleo y precios en el propio país.  

Más de 1.200 tractores y 500 personas a pie colapsaron inicialmente el tramo entre los Llanos de Antequera y el Recinto Ferial, cortando el tráfico de las autovías A-92 y A-45, en las entradas a Antequera en el cruce del Faro, ITV y Polígono Industrial, llegando incluso a tener que desviar el tránsito de vehículos de Málaga dirección a Córdoba y Sevilla por el casco urbano de la ciudad.

Desde las 10 de mañana empezaron colas de vehículos en las carreteras secundarias y a las 11 horas se cortó un carril de la autovía entre El Faro y la ITV, teniendo el problema de unos individuos que, fuera la organización, cortaron el otro carril, lo que llevó a la Policía Nacional a actuar para desbloquear el corte.

Hasta mediodía hubo varios cortes intermitentes del tramo aludido, así como colapso en las entradas y salidas de la ciudad, lo que llevó a un amplio despliegue policial, tanto Nacional como Local y de la Guardia Civil. El alcalde de Antequera, Manuel Barón, agradece públicamente la implicación como siempre de los cuerpos y seguridad del Estado que han prevenido y conseguido que sea una concentración pacífica, con los obvios problemas de cortes de vías, pero sin altercados como se producen en otros territorios.

Barón califica de “histórica” la jornada vivida este jueves en el municipio en la que más de un millar de tractores y agricultores de toda la Comarca, e incluso de toda la provincia han reivindicado, desde Antequera, el futuro del campo, “un sector económico vital para Antequera, para Málaga, para Andalucía y para toda España”.

Aplaude el comportamiento que, durante toda la jornada, han mostrado los agricultores, lógicamente dentro del ámbito de la protesta, pero sin influir directamente en la ciudad. Es por ello por lo que el Alcalde agradece la labor paralela que en ello han desarrollado todos los agentes de la Policía Local, del Cuerpo Nacional dePolicía y de la Guardia Civil, “ejerciendo un comportamiento de servicio público ejemplar, garantizando la seguridad, el devenir de tantas personas y tractores así como de público general”.

Por último, pide al nuevo Gobierno de España “menos demagogia y más acción en pro de los agricultores”, trasladando elapoyo institucional del Ayuntamiento de Antequera a las reivindicaciones de los agricultores “para conseguir que los precios sean cada vez mejores, pudiendo crear con ello más puestos de trabajo y más riqueza para esta tierra”.

Según los promotores ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias han sido 3.000 vehículos agrícolas y 5.000 agricultores en la denominada tractorada de Málaga este jueves 13 de febrero.

Una movilización que comenzó a las 10 de la mañana en la pedanía de Los Llanos de Antequera donde desde primera hora de la mañana iban llegando los tractores y agricultores.

El motivo es "defender el futuro del sector agrario, un sector estratégico para la economía de la provincia, y que presenta problemas de tipo estructural que deben ser atajados de forma coordinada y con la colaboración de las diferentes administraciones", según comunican los organizadores.

Valoran de forma muy positiva el acto celebrado y agradecen "la participación de todos los agricultores y ganaderos, donde la unidad de acción ha vuelto a quedar reflejada y la paciencia de todos los ciudadanos que se hayan podido ver afectados por la movilización".

También destacan el papel da los cuerpos y fuerzas de seguridad por contribuir al corte solicitado y desarrollado en las vías de accceso y desarrollo de la misma.

Esta protesta sigue la campaña nacional de movilizaciones "en la que está inmersa el campo desde el pasado 28 de enero. Con la convocada en Málaga son ya más de una treintena las protestas que ha convocado el campo español durante los dos primeros meses del año. Los actos reivindicativos se extenderán aún durante todo el primer trimestre de 2020".

En un principio tenían previsto haber entrado al casco urbano, pero ante el retraso de la marcha por la gran cantidad de vehículos participantes, redujo el trayecto desde Los Llanos, pasando por la A-92 entre El Faro y la ITV, desvío al Polígono Industrial de Antequera, paso por la circunvalación norte hasta llegar a la Verónica y entrada al Recinto Ferial por la rotonda del Centro Comercial La Verónica.

Se tenía previsto haber subido por la Avenida de la Estación, Cruz Blanca, Lucena, San Agustín, Infante don Fernando, Alameda de Andalucía hasta llegar a la Feria, pero se acortó por el retraso y el caos que hubieran producido al coincidir con la hora de salida de colegios y centros de trabajo.

Esto motivó que más de 300 personas que esperaban en la Puerta de Estepa para acompañarles en el último tramo, fueran por su cuenta a mediodía por calle Infante don Fernando y Encarnación, hasta esperarles en el cruces de la circunvalación con las ruinas romanas de la Villa de la Estación, lugar donde llegaron a las 17 horas y desde el que marcharon hasta el final, leyendo el manifiesto y terminando la concentración cerca de las 19 horas.

 

Calientan motores antes de salir con declaraciones de los líderes del campo malagueño

Antes de partir la manifestación, el antequerano Baldomero Bellido, presidente provincial de ASAJA, compartía que la unión del sector no solo es de la tractorada, sino que es en muchas otras parcelas. "Se nos tiene que reconocer para que se nos tenga en cuenta, como está sucediendo con los aranceles. Estamos sufriendo un ataque individualizado para nuestro Gobierno, rompiendo la unidad de la Unión Europea y ello esta provocando que empecemos a movilizarnos".

Por su parte, el gerente de Cooperativas Agroalimentarias de Málaga, Carlos Cintas, insiste en que en el campo "somos un colectivo más grande de lo que se podía creer y como estamos demostrando en esta concentración".

 
 

El secretario provincial de COAG, Antonio Rodríguez, destaca el papel fundamental del sector agrario. "Estamos produciendo alimentos de la máxima calidad alimentaria y no se nos está teniendo en cuenta. Reclamamos al presidente del Gobierno, no al ministro, que esto sea un problema de Estado".

Sobre la presencia de política destaca que no iban a abuchear "si vienen a apoyarnos y no ha echarse la foto, vamos a establecer un calendario de reuniones con ellos para que demuestren que eso es cierto que nos quieren apoyar".

En cuanto a los aranceles de Estados Unidos no entiende que los agricultores españoles sean "los últimos monos y nos dicen que es por los aviones; es verdad que hemos contribuido a los aviones, pero la fuerza que tenemos es ridícula. Francia y Alemania también los hicieron y ni los coches alemanes ni el champan francés tienen aranceles, mientras que nosotros sí".

Y el secretario general de UPA Málaga, Francisco Moscoso, destacaba que de los 600 tractores iniciales que habían confirmado su asistencia, se superaban a más de 1.000 tractores. Por otro lado insiste en que el problema son los precios. "Estamos por debajo de los costes de producción y no podemos aguantar más".

Sobre los precios, apunta que "el mayor margen se lo quedan las grandes cadenas de distribución; nos están pagando el aceite virgen extra a 2 euros el kilo y las grandes superficies los venden entre 4 y 4,20 euros", subrayando que así no pueden mantenerse cuando doblan más de la mitad el precio que les cuesta elaborar el aceite.

 

Lectura final de un manifiesto en el Recinto Ferial de Antequera

Al concluir la marcha y concentrarse una representación de los tractores participantes, los mismos que hablaron antes de salir, expusieron que demandan "el reconocimiento del sector agrario como sector estratégico para nuestros país". Consideran que el Gobierno debe tomas medidas para la "dignificación del agricultor y ganadero como emresario".

Ante ataques que reciben de la sociedad no lo entienden ya que "con el trabajo y con nuestro esfuerzo lo único que hacemos es generar empleo estable en las zonas rurales, proporcionar alimentos sanos y de calidad a toda la sociedad siendo la agricultura y la ganadería la única garantía de supervivencia del mundo rural y que contribuye de forma muy decisiva a la sostenibilidad y al medio ambiente".

En cuanto a los precios, solicitan "una política que garantice la rentabilidad de nuestras explotaciones y el mantenimiento del empleo". Sobre la ley de la cadena alimentaria, "existen enormes desequilibrios entre los distintos eslabones de la cadena alimentaria en lo que afecta a la conformación de los precios de tal forma que el productor sigue siendo el eslabón más débil teniendo que soportar bajos precios en origen no siendo proporcionales a los pagados por el consumidor final. La ley de la cadena alimentaria de un vez por todas tiene que ser operativa y eficaz".

El aceite de oliva es otro de los puntos importantes, ya que estiman que "se deben poner en marcha auténticas medidas de regulación de mercados de forma que cualquiera que se utilice, como es el almacenamiento privado, se haga con cantidades que realmente influyan en el mercado, no como se ha hecho hasta ahora".  

Los aranceles y el comercio internacional también ha sido tema tratado, exigiendo "la contundente defensa por parte del gobierno central  de nuestros intereses, ya que es inadmisible que en la Unión Europea se consienta todo lo contrario a lo que su propio nombre indica, admitiendo por un lado aranceles que lo único que traen es ruina para nuestras explotaciones y por otro permitiendo que estos mismos aranceles se apliquen de forma discriminatoria por país y producto".             

El problema del agua es otro de los puntos calientes de las reivindicaciones: "Es inadmisible que las aguas de nuestros ríos y de nuestros arroyos, ya sean superficiales o subterráneos, se sigan yendo al mar y que para cualquier concesión u obra para almacenarla la tramitación sea interminable, se sigan criterios obsoletos, lentos y que lo único que garantizan es sequia para nuestros campos".                

Por ello, exigen "una planificación hidrológica seria y compatible con la rentabilidad de nuestras explotaciones; no es posible que no se permitan cambios en las concesiones en las que aun manteniendo las cantidades de agua no se permiten ampliaciones de superficie regada aún amparadas por cambios de cultivo con menor demanda de agua o por la implantación de sistemas de riego más eficientes".

Más información, edición impresa sábado 15 de febrero de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).