El Grupo Unicaja Banco ha obtenido, al cierre del primer trimestre de 2018, un beneficio neto de 57,4 millones de euros, lo que supone un aumento del 13,1 por ciento respecto al mismo trimestre del ejercicio anterior, con un aumento del margen de intereses del 5,1 por ciento (+ 7,4 millones de euros). Estos resultados se han caracterizado por una mejora de los indicadores de la actividad bancaria. 

Asimismo, en este período, destacan la mejora de los niveles de solvencia, que ha situado la ratio CET1 en el 15,4 por ciento, siendo una de las más altas del sector; la reducción de los activos no productivos, que ha permitido reducir en los últimos 12 meses los riesgos dudosos un 15,2 por ciento, hasta una tasa de morosidad que baja al 8,4%, en tanto que los adjudicados disminuyen un 29,3 por ciento en el mismo período; el incremento de los altos niveles de cobertura de los activos dudosos (54,9 por ciento) y de los activos adjudicados (64,4 por ciento), que figuran entre los más elevados del sector; el incremento de las nuevas operaciones de financiación crediticia hasta un importe de 915 millones de euros en el trimestre (lo que supone un crecimiento del 45 por ciento sobre las nuevas operaciones del último trimestre de 2017); y todo ello, sin afectar al alto nivel de liquidez, con unos activos líquidos disponibles descontables en el Banco Central Europeo (BCE) que representan casi una cuarta parte del balance total.

Alta capacidad de generación de resultados
En los tres primeros meses del año, el Grupo Unicaja Banco mantuvo unos elevados niveles de generación de resultados, que permiten alcanzar una cifra de beneficio neto de 57,4 millones de euros, que se traduce en una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 6,1 por ciento.
 
Los principales factores que permiten mantener unos elevados niveles de generación de resultados son un sólido margen de intereses, que mejora tanto en relación con el mismo período del ejercicio anterior como respecto al trimestre precedente, soportado, por un lado, por el incremento de las operaciones que potencian los ingresos y, por otro, por la reducción de los costes de financiación minorista y mayorista; la disminución de los gastos de explotación, en el marco de una política de mejora de la eficiencia y de la consecución de sinergias; (iii) la reducción de las necesidades de saneamiento, en particular del crédito (tanto por la caída del volumen de activos no productivos como por los elevados niveles de cobertura mantenidos), y la aportación de resultados positivos, que compensan los saneamientos, procedentes de la gestión de los activos inmobiliarios, todo ello logrado con un significativo incremento en las salidas netas de activos no productivos (NPAs), con un descenso  interanual de -1.199 millones de euros.
 
El margen de intereses sube un 5,1 por ciento en relación con el mismo período del año 2017 y un 0,9 por ciento respecto al trimestre anterior. El margen bruto del Grupo se sitúa en 250 millones de euros, lo que, unido a una caída del 2,5% de los gastos de explotación, da lugar a un resultado antes de saneamientos de 94 millones de euros, en tanto que el beneficio atribuido asciende a 58 millones de euros.
 
El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 205 millones de euros al cierre del primer trimestre de 2018, lo que representa un incremento del 3,7 por ciento en relación al mismo período del ejercicio anterior y supone un 1,45 por ciento respecto a los activos totales medios. Se incrementan las operaciones generadoras de ingresos y se reducen los costes de financiación, posibilitando compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias y de la cartera de deuda.
 
Por otra parte, la gestión activa de las inversiones en renta fija y variable ha permitido que el Grupo Unicaja Banco haya logrado 16 millones de euros de resultados por operaciones financieras. Como resultados de otros productos/cargas de explotación se contabilizan 17 millones de euros. La estricta política de contención y racionalización de los gastos se ha visto reflejada en una reducción de los costes de explotación en 4 millones de euros, lo que implica una caída del 2,5 por ciento respecto al mismo trimestre del ejercicio 2017.
 
Por otro lado, en el primer trimestre de 2018 se ha destinado a saneamientos y otros resultados un importe de 16 millones de euros, inferior al del primer trimestre de 2017. Cabe destacar que, por segundo trimestre consecutivo, se han producido recuperaciones netas de saneamientos del crédito (4,6 millones de euros en el primer trimestre de 2018 y 17 millones en el anterior), como consecuencia de los altos niveles de cobertura existentes, y de la evolución recuperatoria de dudosos y fallidos. Más información, edición impresa sábado 5 de mayo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).