El Torrevieja llegaba a Antequera como tercero por la cola, con una números, fuera de su Pabellón, flojos. A pesar de ello, Antonio Carlos Ortega advertía a lo largo de la semana –una semana marcada por situaciones ajenas a lo deportivo poco agradables—de la firmeza defensiva de los alicantinos y de la existencia en sus filas de jugadores importantes.

 

De salida, el Antequera sale fuerte y logra una cierta ventaja de acuerdo con lo que cabía esperar a priori, pero a raíz de empatar a 5, los de Laguna, se crecen y, a partir del empate a 8 del minuto 15, se van 8-12 en el minuto 20, 11-15 en el 25 para llegar al descanso con un sorprendente, para la afición local, 13-18. ¿Qué pasó? Pues que el Torrevieja era lo que advertía Ortega, aprovechó que los colegiados les señalaron más lanzamientos desde los 7 metros, aguantó atrás y cobró moral, mientras que los locales, ausentes del jugador que más falta le hubiera hecho, Chelu Cid que se fue a División de Honor B, perdido Baena desde hace unos partidos, se vino abajo. Y ni acertaba en defensa, ni lo hacía en ataque, de forma que la diferencia en el luminoso era justa: un equipo venía por el triunfo, otro parecía salir dormido...

En el segundo tiempo el Antequera acusó la bronca que se produciría en vestuarios, corrigiendo los errores en defensa, atacando con mayor intensidad y, sobre todo, poniendo corazón y las ganas que se echaron de menos en la primera. Así se fueron acortando las diferencias, respondiendo Ortega con varias alternativas en ataque-defensa, que le dieron resultado, defendiendo 5-1 y 4-2, según fuera el partido. Mientras, el Torrevieja seguía luchando incansablemente, daba minutos a jugadores que no dispusieron de ellos en la primera parte, pero hay que destacar la habilidad, el conocimiento de Laguna, que dio muestras de su sabiduría jugando sin portero en dos ocasiones en las que el Antequera "se iba", para lo que tiró del joven Pelletero, que acertó en ambas ocasiones a marcar. Partido un poco roto, sin exceso de técnica, pero derroche de corazón, que es lo que a falta de otra cosa agradece el público. Un público que también se puso las pilas en esta segunda parte, animando a los suyos a los que llevó en volandas hasta el empate a 31 final, logrado en el último segundo por el "reaparecido" Alexis Rodríguez. Mal partido del Antequera en la primera parte, para superarse en la segunda, ante un Torrevieja que es impensable se encuentre en el lugar que ocupa en la tabla.

 

BALONMANO ANTEQUERA 2010 (13+18): Jorge Martínez; Juanan Ramos, Chispi (3), Rafa Baena (2), Srdjan Trivundza (2), Obradovic (8), Rajdko Prodanovic (2) (siete de salida); Matías Schulz (ps), Andersson (1), Nacho Soto, Nacho Moya (5), Luiste Jiménez (1), Pepelu Pérez Canca, Alexis Rodríguez (7, 3p), Entrenador Antonio Carlos Ortega.

BALONMANO TORREVIEJA (18+13): Dimitrije Pejanovic; David Pelletero (3), Jiménez Núñez, Abraham Rochel, Ivan Vukas, Alberto Val (1), David Cuartero (7, 4p) (siete inicial), Sinsich Molina (ps), González Novelle (4), Federico M. Vieyra (4), Sebastián Simonet (7), Javier Ancizu, Joaquín López Mateo, Diego E. Simonet Moldes (4), Ivan Vukas (1). Entrenador Manuel Laguna.

Marcador parcial cada 5 minutos: 4-2, 6-6, 8-8, 8-12, 11-15, 13-18 (descanso); 16-19, 18-23, 21-23, 24-26, 26-29 y 31-31 (final).

Árbitros: García Mosquera y Ríos Martín. Amonestaciones con amarilla a Andersson, Trivundza, Obradovic. Exclusiones de 2 minutos a Andersson (2), Pérez Canca, Trivundza, Alexis Rodríguez por los locaqles y a los visitantes, Jiménez Núñez (2), David Pelletero (2), Simonet Moldes, por los alicantinos.

Incidencias: Unos mil seiscientos espectadores en el Pabellón Fernando Argüelles.

 

{youtubejw}5diRmYmB-ks{/youtubejw}

 

{youtubejw}LHATok5MuIQ{/youtubejw}

 

 {youtubejw}GI3h_f3tFm8{/youtubejw}