Sentenciado en menos de 24 horas. La pobre imagen y el empate cosechado en la visita al recién ascendido Huétor Tájar por el Antequera, provocaron que el técnico Carlos García Cantarero fuera destituido como entrenador del Antequera a la mañana siguiente del propio partido disputado el jueves 17 de diciembre.

"Cosas del fútbol", como diría el director técnico Juanma Barroso, el caso es que Cantarero dejaba sin cubrir las expectativas de puntos previstas casi al final de la primera vuelta, situando al Antequera a 9 puntos de los puestos que dan acceso a la promoción por el ascenso a Segunda B, objetivo del primer equipo esta temporada. Ésa ha sido la razón por la que el club le destituía, encontrando sustituto tan sólo horas más tarde. El elegido es el ex jugador argentino Óscar Mena, conocido por su militancia en el Mallorca de Héctor Cúper hace algunas temporadas, o por su posterior paso por el Atlético de Madrid. Precisamente, en la actualidad se encontraba ejerciendo labores de segundo entrenador en el filial colchonero que milita en Tercera División.

Óscar Mena fue presentado en la tarde del propio viernes 18 de diciembre, jornada frenética en las oficinas del Antequera. Se convierte, en menos de un año, en el cuarto entrenador del Antequera Club de Fútbol con José Luis Morilla como presidente, tras "Tello", Jorge Muñoz y el citado Cantarero.

Mena afronta con ilusión su primera experiencia como primer entrenador avalado por la dirección deportiva del Antequera, que intuimos se puso en contacto con él antes del partido del Huétor Tájar, pues lo presenció desde la grada. El entrenador argentino advirtió que "el jugador que no sude la camiseta tendrá problemas porque no jugará", no concibiendo "gente pasota". En sus primeros encuentros con la plantilla, reconoció estar "muy satisfecho e ilusionado con una plantilla con muy buenas individualidades", admitiendo que le gusta el clásico esquema en 4-4-2 o el 4-2-3-1.