El Pregón de la Real Feria de Agosto de Antequera de 2019 fue un homenaje al trabajo incansable de la familia Podadera, de "Los Manolos", quienes durante medio siglo lo dieron todo por estar tras una barra, por promover conciertos para los jóvenes, inventar la Feria del Centro y ofertar las discotecas que hoy no tenemos. Para ellos, el mayor de los hermanos, Sebastián Podadera Báez, recibió el encargo del Ayuntamiento de Antequera para dar el toque de queda para nuestras fiestas de verano.

 

Más que un Pregón fue ante todo una nueva demostración de amor de él, Sebas, a su esposa, Remes; con el regalo del consistorio de que por sorpresa, el cantante José Manuel Soto, abriera musicalmente el acto y finalizara dedicándole la canción "Por ella", siendo el momento más emotivo, entrañable y lleno de amor que recordamos en un pregón de feria en nuestra ciudad. 

Luego, el pregonero se colocó su gorro turco, puso orden con el silbato y tiró la bandeja, como solía hacer en su mítico establecimiento, para sacar de nuestros corazones, más de medio siglo de vivencias bajo las iniciativas de la familia Podadera, "para que no se nos olviden", pidiendo al final a los políticos, que pongan en funcionamiento el Centro de Alzheimer del Romeral, que no se llegó a abrir y está cerrado, y que es lugar que necesitan personas como su mujer, quien vive en el complicado mundo de los recuerdos. Ante ello, Sebastián Podadera le dedicó su pregón, en una nueva forma de derroche de amor que le ofrece a su fiel compañera.

 

Se llenó el Patio del Ayuntamiento de Antequera

José Carlos Capella se encargó de decorar el escenario, esta vez con dos grandes fotos, una de los hermanos Podadera Báez y otra de un grna ramo de flores. En la mesa presidencial, el alcalde de Antequera, Manuel Barón; acompañado por la teniente de alcalde de Cultura, Ferias, Tradiciones y Juventud, Elena Melero; el pregonero y la regidora salientes del año 2018, Miguel Herrera e Inmaculada Carrasco; los dos nuevos representantes y una miembro de la Secretaría Municipal.

Como invitados destacados, la viceconsejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Ana Corredera, los parlamentarios andaluces José Ramón Carmona y José Luis Ruiz, y los diputados provinciales Juan Álvarez y Manuel Chicón. 

El responsable de Prensa y Protocolo del consistorio local, Pablo Javier Guerrero, dio la bienvenida y anunció la primera sorpresa de la noche, la actuación de José Manuel Soto, quien abrió y cerrará las actuaciones de la feria, ya que pondrá su voz en la Caseta Municipal en la noche del domingo 25 de agosto. Emotivo momento al dedicar “Por Ella”, a la esposa del Pregonero, Remedios Fernández. Poca gente no se cautivó y derramó una lágrima en ese momento.

Seguidamente, Conchi Robledo Carmona fue proclamada Regidora de la Real Feria de Agosto de Antequera de 2019, elegida este año para representar a la mujer antequerana en virtud a su trayectoria profesional en la agricultura y la ganadería local, así como por su activismo vecinal.

También tomaron posesión sus manolas: Ana Belén Ortiz, Encarnación Fernández, Trini Navarro, Rocío Robledo, Alicia Espinar, Rosa Moreno y Paula Robledo. Todas ellas recibieron, además de ramos de flores, un abanico pintado a mano con motivos personalizados de enclaves monumentales antequeranos, confeccionados por la artista local María Jesús Ramírez.

Luego, Miguel Herrera, agradeció el honor de haber pregonado la feria de 2018, así como volvió a utilizar su desparpajo para destacar la figura de su sucesor, una persona entregada y volcada a su familia y su trabajo. Le entregó su famoso gorro turco, su bandeja y su silbato, para que comenzara su pregón.

 
 
 

El Pregón de ‘Sebas, el del Manolo’

Empezó lo que la mayoría de personas aguardaban: el Pregón de la Real Feria de Agosto de Antequera. Tras recoger los trastos que le dejó Herrera, primeros aplausos al silbar y tirar su bandeja, levantando ya al público de sus asientos. Empezó saludando a las autoridades y presentes y dejó claro que “es un honor para mí, como antequerano, pregonar esta feria de agosto”.

Y se lo dedicó a “algunas personas que voy a nombrar en el pregón que no están, no sé dónde estarán, pero tienen que estar muy bien porque ninguno ha vuelto, va por ellos, por Antequera, y por Remedios, mi esposa, mi niña, mi mami, mi “chati”, todo”.

Quiso recordar de dónde viene, del Barrio de las Peñuelas, donde “allí había carnaval, aun estando “prohibío”, el 20 de agosto de 1949, nací  en feria, en la festividad de San Bernardo, por eso me llamo Sebastián Bernardo, nombre de mayordomo. Y quizás sea por esopor lo que sirvo “pató”, ¡digo yo!”, mientras que se empezaron a proyectar unas fotografías de su vida y de sus negocio de ocio.

Su padre ya estaba en el gremio de la hostelería, el Bar Palomo, “y cuando lo avisaron de mi nacimiento,tiró la bandeja y salió corriendo “pa” las Peñuelas, creo que de ahí heredé la costumbre  de “tirar la bandeja”. Sus padres tuvieron cinco hijos: Curro, Juan, Manolo, Antonio y yo, el mayor, el Sebas o “Siroco”, “por lo de la mili en el Sahara, de ahí lo del gorro de “moro” en las ferias”.

Dedicó unas emotivas palabras a sus hermanos: “Antonio siempre fue el más aventurero y decidido; Manolo el más preparado en hostelería; Juan se pegó a mi padre, cuando se jubiló, en el centro de mayores y ahí está con su mujer Pepa, todavía activos; Curro trabajó siempre con nosotros en todos los negocios; y yo, siempre me gustó más mi bar, ahí eché los dientes y me quedé “pa” siempre”.


De niño, recuerda la explanada cerca del Parador “donde se acumulaba el ganado. Un año mi abuela nos llevó a un circo que montaron en lo que ahora es la plaza de Castilla, y llovió tanto que se escaparon algunos animales, se inundó media Antequera y tuvimos que resguardarnos en calle Merecillas, en casa de mis padrinos Juan Gómez y Teresa Báez, padrinos de todo mis hermanos y de mis padres”.

De novios ya con su Remes, “me sacaba el abono de la Peña los 20 para ir todos los días después de trabajar, allí vimos a grandes artistas, siempre me acuerdo de Rita Pavone”. Se casaron y tuvieron cuatro hijos y todos ellos relacionados con algún arte: Sebastián, historiador del Arte; David, artista en la cocina; José Manuel, músico y trabajador de la OCA (Oficina Comarcal Agraria); y Daniel, terminando INEF, y artista del extremo en el balonmano Antequera. Momento en el que tuvo “un recuerdo para Fernando Argüelles, que venía al bar a tomarse una menta con limón, era verde hasta “pa” la bebida, ¡mucha suerte en la nueva temporada equipo!”.

Sus hijos le han dado sus últimas alegrías, sus tres nietos. “Guapísimos, que llevan la sangre de esta gran familia: Martita, de Marta y Seba; y David y Guillermo, de Gema y David. ¡Con vosotros también he disfrutado de muy  buenos ratos de feria!”. Fue cuando compartió sus aficiones: pasear, pintar, cocinar, planchar, lavar y muchas cosas más, pero siempre con la música de fondo, toda la música: rock, blues, jazz, flamenquito y todas… todas las músicas…”.

Momento en el que empezó a utilizar música de fondo como “Rock and Roll” de LedZeppelin, el sonido de un canario, “Here comes thesun” de The Beatles, “Pescaíto frito” de Tabletom, una malagueña, FollowThe Leader y“Sísifo” de José Manuel Podadera.

 
 
 

Lo poco que salía tras el negocio familiar

Dejó claro que “en mi juventud tuve poco tiempo de salidas, aunque las aproveché bastante bien, algunas de ellas eran quedar en el Plata Bar, La Mallorquina, Barra Partía, Los Velones, donde ponían unas tapas de huevos empanaos grandísimos, que se llamaban ratones… Piscina Albarizas, Disco JJ, que después se convirtió en Kingroad y seguidamente en Rockefella; y Celeste, pionero de los pubs en Antequera”.

Su Pregón tuvo al Manolo como punto referente, en el que recordó que el Bar Casa Manolo abrió sus puertas el 27 de mayo de 1950, ““pa”la feria de primavera. En este local de solo 40 metros comenzó todo. En la planta de arriba, de esas mismas dimensiones, teníamos la vivienda. ¡En dos habitaciones lo hacíamos todo! ¡Teníamos hasta piscina! ¡Un barreño!Ahí consiguieron mis padres una buena clientela. Lo montaron con la ayuda de Enrique Porras Campos, un distribuidor de la época”. 

Y con 13 años empezó su andadura en el negocio familiar. “Cuando empecé a trabajar en el año 1962, con pantalones cortos y 13 años, recuerdo que el sonido del bar era el sonido de los clientes en las tertulias y la radio de fondo. En esas tertulias se reunían grandes clientes de mi padre. Hasta donde me llega la memoria allí estaban don Manuel Villodres, don Antonio Palma, Antonio Ruiz (padre), don Pedro Bornau, don Francisco Rosales, don Juan Alcaide, Ramón Guitiérrez, Miguel Cañas, Matías, don Francisco Zurita, Juan Gómez Serrano y Manuel Durán.  Todos ellos vecinos cercanos al bar”. 

La calle Calzada era la más cosmopolita de toda Antequera. “Había negocios de todo tipo: la barbería de “el Rubio y el Rafa”, la imprenta de la familia Aragón, ferretería Ruiz, confecciones Paco Gámez, tejidos Santa Cruz de la familia Miranda, panadería-tahona Zurita, droguería de la familia Ramos, comestibles Maruja y Antonio, comestibles Matías de la familia Cordón, armería Paco Ortiz, que después sería de la familia Pavón, el kiosko de Concha y Juan, una lechería, dos posadas y la parada de “Ranea” y “Mérida” en calle Obispo, además de los famosos taxis de Frasquito Cuesta, Frasquito “de los huevos” y Manolo Sánchez Podadera. Todos éramos una gran familia”.

 
 
 

Pioneros con una máquina de música en 1971 y el festival de rock en la Plaza de Toros

Siguió con sus anécdotas que encandilaban a los presentes: “Yoestaba en el Sahara, y tuvieron que mandarme una foto para que me lo creyera. Cuando volví de la “mili” ya pusimos un “maquinón” de discos y “maquinitas” de juegos”. Ya en 1976 se queda con el bar junto a su mujer y en 1978: “Teníamos que dar el gran paso, y así fue, en mayo comenzó la gran reforma, la más grande, duradera y definitiva. En esta reforma trabajamos los cinco hermanos, nuestras esposas y Chari, que se casó con Manolo y se unieron al equipo junto a tres empleados más, con los que hacíamos turnos al poner desayunos y todo, de 8 de la mañana a 1 de la madrugada, había gente a todas horas”.

Pero no solo fue el Manolo, recordando que en 1978 “nos asociamos un grupo de amigos para organizar el “Antequera Rock 78”: Pepe Álvarez, Antonio Blanco, Navi, Juanito el Malagueño… Hasta ahora creo que ha sido el mejor festival de rock de todos los tiempos en Antequera, más de 7.000 personas. Se llenó el paseo de gente de fuera, “pelúosy hippies”. La plaza de toros parecía “La isla de Wight” o “Hippilandia”. No tenías que fumar para estar colocao, había un aroma a “María”…”, recordando a los presentes lo que se vivió en esa época.


Como ya nos adelantó en nuestra entrevista del Especial de Feria, actuaron Burning, Triana, Tabletom, Imán, Tequila, “desde las 10 de la noche hasta las 9 de la mañana en que remataron Pedro Luis Blas y Dolores, ya amaneciendo.La brigadilla vino sobre las 2 de la mañana diciendo que aquello tenía que terminar y Juanito, el  Malagueño, que era el más valiente, les dijo: “subiros al escenario y se lo decís a esta gente”. Evidentemente se marcharon, aquello no tenía fin…”.

 


Unos máquinas de crear iniciativas 

Para seguir adelante, buscaron más ofertas, como la terraza de la piscina municipal ““pa” poder ir pagando “la trampa del Manolo””, expuso con su sarcasmo el pregonero. Momento en el que enumeró todos sus proyectos además del Manolo Bar: La Antequerana ´80 donde actuó Isabel Pantoja, una caseta aquella noche con más de 6.000 personas…Terraza Piscina Municipal, Discoteca Triángulo: “Todas las noches, al final, se daba una vuelta por todo el local, por si quedaba alguien. Teníamos un cliente que se dormía en el servicio y más de una noche nos lo encontramos dormido en la taza del wáter”. Terraza Barbacoa Las Rejas, Caseta de Feria en el año 1989. El mogollón de la Virlecha, Telephone y Telephone de verano, Disco Verano Kiwi, Café del Centro, Etcétera, Maruja Limón, La Gua Gua y la cafetería del centro de mayores.

Luego recordó la aportación de su mujer con su cocina: “La Remes se unió al Sebas, allá por 1994, y puso miles de manolitos, calamares, ensaladilla rusa, croquetas, borronchos… ¡con Coqui Mora! que siempre nos ayudó en todo.Allí Curro trabajó con nosotros hasta el final”. Fue cuando expuso que “soy testigo de la evolución de esta ciudad y de sus gentes, casi cinco generaciones tras la barra, prácticamente una licenciatura en psicología, ya que adivinábamos las penas y alegrías de la gente. ¡Y las que nos contaban!Tuvimos que poner unos libros de firmas “pa” que algunos de vosotros no rayarais las mesas de madera. Además las forramos de formica y así todo el mundo usó los libros. Tengo firmas de jugadores históricos del Real Madrid, todos los famosos que pasaron por “La Antequerana 80” (Triana, Tequila, Gibson Brothers, Perales, Paco Gandía, la Pantoja, Víctor Manuel y Ana Belén…) y de muchos de vosotros”. 

Recordó las actuaciones en directo en el interior del bar, siendo un pionero y dando oportunidad a quienes empezaban con los Beerbellies, Alhándal, el Vagabundo, Alberto Alcalá, Luis Olmedo y muchísimos más. “Recuerdo en una actuación que Dani Rovira, durante uno de sus monólogos con el bar abarrotado, repartió entre los clientes papelitos para que cada uno pusiese una frase y sobre éstas realizó el monólogo. Ahora, según me han contado mis hijos, lo hace en ocasiones en el programa del Broncano en la tele. Yo dije “pa” mí: ¡este tío es un máquina!¡Ahí está, ese pedazo de artista! ¡Y mis queridos García! que me crearon el himno del Manolo Bar.Gracias Gabi, Antonio, Navi, Momo y Luis”, momento en el que de fondo se escuchó la canción referida.

 
 

El Carnaval y la Semana Santa en el Manolo Bar

Cómo no, recordó las fotografías de Ángel Campos y Raúl Pérez y los Carnavales. “Decir carnaval era decir Manolo Bar.Zorras, viudas del carnaval, cabareteras, bufones, alumnas de la Inmaculada, payasos, toreros, mejicanos, indios, ¡yo que sé!¡Ah! Hasta nos llevamos la feria al carnaval, ya que nos disfrazamos de antequeranas”. Y hasta le dedicaron unas letras la chiriparsa “Con v de Bandoleros” con una coplilla “que nos fabricó y nos cantó, titulada “Siempre Manolo Bar”, y de la que siempre recordaré su  estribillo…”, poniéndola en ese instante.

Desde el Manolo “siempre hemos intentado formar parte de la vida cultural y tradicional antequerana. En Semana Santa recuerdo que, todavía estando mi padre en el bar, le dábamos la cena a la banda de la cofradía del Mayor Dolor, y cuando terminaban a las 3 de la mañana, formaban en la puerta y nos tocaban una par de marchas”. Evocó los años que daban una copa a los Estudiantes “de los tres pasos de los Estudiantes, colgada en el bar había una foto del Cristo de la Sangre regalada por ellos. Pero llegó Manolo Barón y prohibió las copas. Gracias a eso hoy día esta cofradía es una de las más formales de la Semana Santa”, sacando las sonrisas entre el alcalde y presentes. 

También “les sacaba yo unas botellitas de “agua”, llenas de bourbon “mu” frío, a algunos amigos que iban en la cofradía del Socorro, Joaquín Castro, el Rubio y el Guti; pues el Socorro es mi Virgen.También a unos amigos clientes y asiduos del bar, hermanacos del Cristo caído de los Dolores, Cristóbal, Cosqui, Juan... les sacaba un botellón porque iban todos juntos. Ellos me regalaron un cuadro con la foto del Cristo, que estuvo puesta en el bar unos pocos de años ¡Gracias campeones!”.

 
 
 
 
 
 

Y llegó la hora de hablar de la Feria de Antequera en sí

El pregonero empezó en este apartado: “Mi feria siempre trabajando, pero a gusto, porque en nuestro trabajo también se lo pasa uno bien, “mu sacrificao”, pero ese es el trabajo. En la “Calzá”, esa gran calle, que en los noventa siguió siendo cosmopolita, ycon motivo de la feria del centro, surgió una iniciativa de los bares: La Calzada, Madrona, Madriguera, Coconut, Salón de Juegos, Maruja Limón y Etcétera; para dar forma a la feria en el pueblo y conseguir crear un ambiente excepcional”.

Quiso insistir en la figura de “Alfonso Aragón, fue el que se movió al principio, ya que sus hijos Luis, Pepe e Ilde estaban en el bar y eso le permitió mover todos los papeles. Al final fue el que menos lo disfrutó. Ahí empezó todo, junto a las casetas de los Estudiantes y el Puntazo de Santa Eufemia en los descargaderos de Carmona y en las cocheras de Ranea”.

Y, cómo no, en una calurosa noche se esperaba hablar del agua de agosto. “Ese nuevo rebujito que salió de mi cabeza, que os bebisteis vosotros, y que en esta noche os he revelado el secreto con las botellitas y la receta. ¡Ya preparé yo un montón de tinajas! Y la Remes, que preparaba un arroz riquísimo y que lo regalábamos uno de los días de la feria, ¡mogollón! Como era gratis…Y ese “cardito del puchero” los domingos de resaca, ¡resucitaba a los muertos!”.

Sobre los pregones de feria, recordó el de una mujer, el 14 de agosto de 1986, siendo el alcalde en ese momento Pedro Rojas y el concejal de Cultura Jesús Romero. Esa mujer, “a la cual tengo que agradecer muchas cosas es Assumpta Jiménez, de NaturAssumpta. ¡Gracias!”. Y hablando de mujer, recordó a las reinas de las fiestas de la “Peña los 20”, las reinas de las fiestas de la Feria, y en el 1982 fue Miss Piscina Municipal y en 1986 fue Miss Triángulo. “Esto se sustituyó por la figura de la Regidora y sus manolas en 1989. Un reconocimiento a la figura de la mujer en la feria. ¡Un saludo compañeras!”.

Sobre el Pregón se preguntó: “¿Y qué es pregonar? Me preguntaron un día. Para mí, es gritar a los cuatro vientos lo que uno siente, lo que uno piensa, lo que uno necesita compartir. Aunque ahora, con tantas redes sociales, por lo que veo lo que se ha “montao” sobre mi distinción, no hay que gritar, solo leer, ¡impresionante! Desde aquí un “Me gusta” para cada uno de vosotros”.

En su parte final, animó a los jóvenes que heredaron el espíritu de los Manolos: “Animar desde aquí también a todos los jóvenes a que sigan apostando por la música en directo, Colectivo Mollete, Agustín González de Le Bistrot, Escuela de Música, Cambayá y muchos más…”

También quiso tener presentes “a los vecinos de la Calzada por su comprensión a la hora de soportar esos maravillosos años de esa Calzada a tope, de la que yo siempre me acordaré y creo que muchos antequeranos también”, a Juanjo Álvarez Carro por su mención en su último libro, a Manolo Castilla y al padre Antonio también. “Ellos saben porqué”.

Y quiso mostrar su “agradecimiento a los que pensaron en mí para distinguirme con este honor, el cual comparto con toda mi familia y amigos; primero a Manolo Barón y al pleno de este ayuntamiento y finalmente a todos aquellos que de una manera u otra se han alegrado de ello. Y cómo no, a esa gente que trabaja para que los demás nos divirtamos”.

En su tramo final, salió el Sebas más poeta: “Cómo no, agradecer también a esta mi Antequera, desde el Torcal, la Cueva Menga o la Peña, a esas torres que se ven desde el mirador de calle Rastro, ese festival de luz y color que hace poco celebramos, las músicas del verano con los festivales de jazz, blues y flamenco; mis paseos por el Arco de Graná, el arco de Estepa, el Portichuelo, esa monumental Santa María y el Castillo de Papabellotas, San Sebastián, San Zoilo, la plazuela del Carmen, el arco de calle Nueva, los Remedios y tantas iglesias por ver, siempre de la mano de mi Remes, mi chati, mi mami, todo, todo…”.

Antequera “son los antequeranos que engrandecen, con su trabajo diario, esta ciudad, y ese centenario y decano de la provincia, El Sol de Antequera, que hace de memoria a todo aquel que necesita recordar. ¡Gracias familia Guerrero por tantos detalles, especialmente Curro y Lorena!”.También dio “su enhorabuena a Javier Coca y Jose Carlos Capella por ese cartel y esa reivindicación en su presentación”.

Y como traca final: “Mientras voy acabando, va a sonar una balada compuesta e interpretada por mi hijo José Manuel al saxo acompañado por Isaac Pascual al piano, titulada “Sísifo”. 

Deseó que se ayude más a las personas con alzheimer como su mujer: “El pregón de esta noche está hecho de recuerdos y, como pregonero de la Real Feria de Agosto de 2019, me siento con la autoridad de hacer una petición para los que van perdiendo sus recuerdos. Que estén atendidos en el centro de Alzheimer que está cerrado en El Romeral, pues en el actual ya no cabemos.Gracias al grupo de personas que atienden a estos enfermos, sois maravillosos.¡Gracias AFEDAC!¡Paciencia y mucha fuerza a los cuidadores!”.

Y “ser agradecidos es de ser bien nacidos y hoy agradezco en el alma a todos aquellos que habéis decidido compartir conmigo y con mi familia este pregón. Va por vosotros, va por Antequera.Venga Antequera, venga Remes, vámonos a la feria a tomarnos una cervecita y un “paquete papas fritas”.¡Viva la Feria!¡Viva Antequera!”, poniendo en pie al abarrotado Patio del Ayuntamiento de Antequera.

El acto lo cerró brevemente el alcalde Manuel Barón, quien entregó una estatua del Infante don Fernando al pregonero, quien casi no vio el carrusel por las felicitaciones que recibió de todas las personas que llenaban el Patio del Ayuntamiento de Antequera.

 
 
Toda la información de la Real Feria de Agosto de Antequera de 2019, en tu periódico de 72 páginas. ¡Búscalo en tu punto de prensa! (Pincha aquí para ver todo el Programa de la Real Feria).
 
 
 
Más información, edición impresa sábado 31 de agosto de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).