El escritor Juanjo Álvarez Carro, profesor de inglés e Información y Comunicación en Enseñanza Secundaria, en el Colegio Nuestra Señora del Carmen de Antequera desde 1988 repite por cuarta vez con la editorial Exlibric y publica “El Fuego y el combustible”,  tras "Cruz del Eje",  "Antequera Blues Express" y “Habanera para un condecito” y que ha sido presentada en la tarde de este viernes 28 de junio en la sede de la Real Academia de Nobles Artes de Antequera.

“El Fuego y el combustible” trata de una novela nacida como precuela de “Antequera Blues Express”, aunque esta palabra no satisfaga al escritor. Según  Álvarez: “La novela surge de tres párrafos que se pueden leer en el capítulo donde se presenta al teniente de la guardia civil Jabo Azpilcueta. Se dice de él que es vasco, licenciado en Historia del Arte y que una vez fue adoptado por alguien que no servía para ello. Me interesó ir hacia atrás en la historia para contar cómo y por qué alguien así acaba viviendo en Antequera”.

El título de esta última novela de Álvarez Carro es un tanto peculiar y surge de “una canción de Jorge Drexler, cuyo permiso pedí y me fue me concedido hace ya un año. Es una canción hermosa que cuenta muchas cosas interesantes sobre la condición humana. Yo descendí en el nivel estratosférico de Jorge, para quedarme en algo más cercano a nosotros. Quiero decir que muchas veces me han dicho amigos míos que debería escribir sobre algo tan próximo a nosotros como la enseñanza. Y, mira por dónde, sin quererlo, ha salido. En el prólogo explico alguna cosa al respecto”.

Aunque el motivo más atrayente del libro “El Fuego y el combustible” es su trama donde en el año 2003, con la guerra de Irak a punto de iniciarse, el teniente Jabo Azpilcueta debe viajar desde la Sección Fiscal de la Guardia Civil en Bilbao, para poner en marcha la Operación Virila. En pleno comienzo, el azar le conecta caprichosamente con acontecimientos de su infancia y con las razones de su ingreso en el Cuerpo.

La Operación Virila es el detonante de la vida de Azpilcueta en la ciudad de Antequera y supone, además, el prólogo a las aventuras ya narradas en Antequera Blues Express.Arte, Erik el Belga y la lucha antiterrorista de fondo, desencadenan la que será la nueva vida del guardia civil vasco en la ciudad, la hermosa Atenas andaluza.

Las novelas de Juanjo Álvarez se caracterizan en tener relación entre sí: “Ambas novelas tienen relación entre ellas y me propongo, si es posible, continuar hacia adelante, como mínimo, para hacer una trilogía antequerana. De ahí en más, lo que Dios quiera”, asegura el escritor.

Sobre esta conexión de historias, Álvarez destaca: “Las historias de “Cruz del Eje” y “Habanera para un condecito” van a ver una novela intercalada en medio de los treinta años que separan a ambas. Y por supuesto, quisiera publicar una serie de Azpilcueta de, al menos, una novela más. Veremos”.

El escritor y profesor no descarta una nueva novela de hecho ya trabaja en ella: “Lo próximo está ya en camino. Se trata de una historia a caballo entre Argentina y Galicia, ambientada en los primeros años 80, con las dictaduras sudamericanas en pleno apogeo”. Más información, edición impresa sábado 6 de julio de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).