La Real Academia de Nobles Artes de Antequera ha cerrado, con una nueva mesa redonda, en la tarde de este viernes 3 de mayo el ciclo de “Literaturas Impúdicas. Siglo XXI”, que se realiza por quinto año consecutivo y que en esta ocasión se centra en el 110 aniversario del nacimiento del poeta José Antonio Muñoz Rojas y cuyos protagonistas han sido la poetisa Clara Martínez Mesa y el poeta y profesor malagueño Francisco Ruiz Noguera, quienes han hablado de poesía transmitiendo su concepto de la misma y de las obras de Muñoz Rojas, todo ello moderado por Francisco Javier Torres.

En este fin de ciclo se ha reflexionado una vez más sobre el lugar que en la era tecnológica en la que nos encontramos inmersos pueda ocupar la poesía. Los nuevos soportes y los múltiples medios de que disponen los autores más jóvenes para mostrar su obra, han estado presentes igualmente con la idea de determinar si implican nuevos modos, nuevas sensibilidades, ante el hecho poético.

En su intervención, la recién nombrada académica numeraria de Letras, Clara Martínez habló sobre la situación actual de la poesía: “Se encuentra en la misma situación que siempre: es la voz íntima y verdadera, la más honda del ser humano, donde traduce su dolor, su alegría, su cansancio y su esperanza. La tecnología, las redes sociales, solo pueden ayudar a que se propaguen todo tipo de obras, las menores, las medianas y las mayores. Aunque las mayores no necesitan de tecnologías. El tiempo, el silencio, la calma y la vocación son los mejores filtros para entrever, cada veinte o treinta años, a unos pocos poetas imprescindibles. Lo mismo que con la música o las bellas artes. Cervantes murió arruinado y triste, sin ver publicadas la mayoría de sus obras. Sor Juana Inés de la Cruz, condenada y enloquecida. Hoy cualquiera se las da de poeta, de influencer, de gurú. Pero son el tiempo y la distancia quienes resuelven que miles de corazones se conmuevan y se consuelen con un mismo libro". 

Sobre la influencia de Muñoz Rojas en ella ha destacado: “Muñoz Rojas sembró la poesía de voces del campo que ya nadie decía, solo las gentes que trabajaban en él: alcaraván, herriza, vencejos, aulagas... Y supo nombrar al Amor desde lo surrealista a lo material. Fue un altísimo poeta porque nunca se preocupó de premios ni reconocimientos, ni siquiera de publicaciones, solo pendiente de escribir, de forma constante, lúcida y apasionada, la vida que le tocó vivir. Tuvieron que ser otros los que dieran a su obra el lugar de honor que merecía”.

Por su parte, Francisco Ruiz ha hablado de su poética basada en tres pilares que tienen que ver con la mirada, la memoria y el lenguaje o dicho de otra forma como Ruiz denomina evocación, sugerencia y ritmo. Así mismo en el transcurso de su intervención el poeta malagueño ha realizado distintas lecturas de algunos de sus poemas.   

Sobre la situación poesía actual el poeta explica: “Yo creo que la poesía actual es muy diversa, no creo que haya una tendencia dominante y por otra parte creo que la verdadera poesía es aquella que el poeta sin traicionar a su lenguaje sabe incorporar los elementos de la realidad”.

En cuanto a la poesía de Muñoz Rojas,  Ruiz Noguera ha admirado y sigue admirando sobre todo “el equilibrio que hay en su forma de decir, esa contención entre el fondo y la forma… Siempre me interesó en Muñoz Rojas ese sentido horaciano, equilibrado de la expresividad y ese sentido que hay en aunar una reflexión muy profunda junto con una claridad y sencillez”. Más información, edición impresa sábado 11 de mayo de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).