Antequera fue una de las ciudades referentes en número de población españolas y optó a ser capital de Andalucía. En los últimos años ha sumado a su Historia ser el primer enclave Patrimonio Mundial de la Costa del Sol. Ahora, desde el 5 de diciembre, exhibirá una muestra de capital, de primer nivel, la que será la mayor exposición que haya hecho Cristóbal Toral en toda Andalucía, bajo el título de “La pintura como testigo”.

 

Entre el sube y baja continuo por las plantas del Museo, nos dice el artista: “Estoy ilusionado. Mira que he hecho exposiciones por todo el mundo, pero ésta de mi Antequera me ha tocado el corazón. ¡Lo que hemos trabajado! Espero que desde que la inauguremos, no solo mis paisanos disfruten de ella, sino que sea un nuevo atractivo para que vengan de todas partes para conocer algo más a Antequera y así conozcan sus monumentos, su historia y se hospeden varios días en sus hoteles”, casi suspira entre la emoción y el cansancio del ir y venir por el Palacio de Nájera.

Desde 1978 no se le presentaba la posibilidad de hacer una exposición en su tierra. “¡Hombre, tuve la reordenación de mi sala con la reciente reforma del Museo, que ha quedado espectacular, pero mis primeras exposiciones como recogéis en ‘El Sol’ de 1958 y 1959, eran mis inicios, un trabajo salido de la Escuela de Artes y Oficios –justo donde estuvo antes mi sala y hoy está la recepción del Museo–, a la que le debo tanto... pero lo que estamos preparando, es un recorrido por mi vida, por mi trayectoria, por lo que he sentido y querido y sigo queriendo plasmar en el Arte”.

Madruga el primero, viene con su traje de faena, su bufanda y su gorro. Invita a desayunar al equipo de montadores, cómo no, con molletes de Antequera, y se ponen manos a la obra sin casi tiempo para almorzar. Les dan más de las 21 horas trabajando, se desplaza al Hotel Antequera, su segunda casa, y a reunirse para organizar todos los detalles que le faltan. Así lleva un año, aunque ahora más intensamente desde que ha empezado el montaje y hasta el mismo día 5 estará. “El día 4 me traeré mis pinceles para repasar mis últimos cuadros que voy a exponer por primera vez aquí en Antequera”.

Su empeño por Antequera y el Museo

El jueves a mediodía, llega Marisa Oropesa, su mujer y la mejor asesora que puede tener. Comparte sus conocimientos como organizadora de exposiciones y junto a Toral y el director del Museo, Manuel Romero, ultiman dónde van los más de 50 cuadros nuevos que ha traído (de colecciones particulares, de varios museos, incluso de Houston) y cómo van a recolocar los de su sala.

El propio director Manuel Romero destaca antes de terminarla que “el MVCA se ha transformado en un contenedor de arte, repleto de emociones y de relatos sobre viajes y sobre el tránsito de nuestra existencia versus Cristóbal Toral”.

A mediodía del jueves, llega el alcalde Manuel Barón  a saludarle y... emocionado le dice a Toral: “Yo no quería molestarte... pero necesitaba venir a saludarte”. Y Cristóbal le responde: “¡Manolo, hemos conseguido algo mágico, hemos unido las salas donde se exponen mis obras con los pasillos, respetando lo expuesto en todo el conjunto del Museo y convirtiendo hasta el patio en una sala nueva de exposiciones!”.

Y el Alcalde, al ver cómo iba el montaje le dice: “¡Esto es también Antequera! Me he acordado de Manolo Cascales, de José María González, de Ángel Guerrero... Esto es lo que se había soñado e imaginado y hasta ahora no se había atrevido a hacer. ¡Me he emocionado, Cristóbal, nos vas a emocionar desde el miércoles!”.

Toral destaca que cuando el corazón se une al querer hacer algo por la tierra no hay obstáculo posible: “Con un modesto presupuesto, le decía a un periodista en una entrevista que me han hecho, Antequera va a hacer más que otras administraciones que con multitud de millones de euros, no hacen lo que aquí se está intentado hacer...”.

Y cuando la conversación se hace amena, llega Pablo Aguado, responsable de la empresa madrileña Dobelart, pide perdón y recuerda: “Perdonen les interrumpa, pero tenemos que colocar los cuadros. ¿Marisa, qué te parece dónde Cristóbal ha previsto poner los apuntes del Papa?”. Y les dejamos trabajar.

Por otro lado, David González, de la Imprenta de Las Descalzas deja fijadas las destacadas lonas en la fachada del Museo, la primera vez que se disponen de esa manera. Los coordinadores, el Ayuntamiento y los colaboradores de la muestra aportan su trabajo, atendiendo las peticiones del artista.Ya en el próximo ejemplar, les detallaremos cómo fue el 5 de diciembre, el día en el que Cristóbal Toral trajo su vida en una maleta a su Museo. En esta semana, el “genio” ha preparado la exposición.

Más información, edición impresa sábado 1 de diciembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).